Inicio / Predicas cristianas / La fe en medio de las necesidades y las pruebas

La fe en medio de las necesidades y las pruebas

Predicas Cristianas | Sermones Cristianos

Texto Bíblico: Juan 14:1

Introducción:

Las dificultades hacen parte de la vida de todo ser humano. Los cristianos no están exentos de padecer necesidades ni pruebas, al contrario, éstas son la oportunidad que tenemos para saber si en realidad confiamos en Dios o aún nos falta fe.

Anuncios

La fe es uno de los temas más famosos en las prédicas cristianas, pero ¿qué tan sólida es nuestra fe?

En estos estudios bíblicos vamos a examinar la fe, para qué sirve, cuál es su papel en la vida cristiana y qué deberíamos hacer al respecto.

I. ¿Qué es fe y para qué sirve?

A. Fe es creer en lo que no se ve. Hebreos 11:1

No hace falta fe para creer en lo que se puede ver y sentir. Como a Dios no lo podemos ver, necesitamos fe para creer en Él y en lo que puede hacer.

La fe se nutre de nuestra comunión con la palabra de Dios (Romanos 10:17). Al conocerlo más nos fortalecemos ya que sabemos la clase de Dios que tenemos y en el cual podemos confiar. En caso contrario, si no leemos Su palabra será imposible aprender acerca de Él y por consiguiente no podremos creer en lo que es y hace.

B. La fe sirve para salvación. Marcos 16:16.

Anuncios

Es indispensable creer en Jesús, en Su sacrificio, en que somos pecadores y necesitamos ser limpiados, en que Él nos salva, en Su palabra… Si no creemos, no podemos ser salvos.

C. La fe sirve para agradar a Dios. Hebreos 11:6.

Creer en Dios y confiar plenamente en Él es algo que contenta Su corazón.

D. La fe sirve para recibir milagros. Lucas 8:48.

En este pasaje del evangelio de Lucas hay una historia muy conmovedora de una mujer que había padecido por muchos de una grave enfermedad. Su confianza en que Jesús la podía sanar la llevó a tomar la decisión de agarrar fuerzas de donde no tenía para acercarse a Él para ser sana. Al ver su fe, Jesús la sanó.

En el evangelio de Mateo capítulo 13 verso 58 aparece una actitud radicalmente opuesta a la de esta mujer:la incredulidad. Por causa de la incredulidad Jesús no hizo muchos milagros en Nazaret. Sin fe, no hay milagros.

Anuncios

II. ¿Cómo puedo saber si mi fe está fallando?

A. Confiar en el hombre. Jeremías 17:5

Este es un versículo muy conocido entre los cristianos pero a veces es de los que menos obedecemos.

Hay muchos que ponen su esperanza en alguna persona con mucho poder económico y/o político creyendo que en ellos está asegurado su futuro laboral y monetario. Otros quizá depositan su fe en médicos para que sanen alguna enfermedad, en líderes religiosos, en familiares, etc.

Debemos tener presente que esto NO agrada a Dios.

B. Confiar en sí mismos. Proverbios 3:5.

Dios nos manda a confiar en Él. Depender de nosotros mismos, creer que somos muy capaces y que no necesitamos de Él es un camino que nos lleva directo al fracaso.
C. El desespero. Juan 14:1

¿Quién no se ha desesperado alguna vez? ¡Hay tantas noticias y situaciones que pueden hacernos desesperar! Hay un relato en los evangelios acerca de una tempestad que se desató mientras los discípulos iban en una barca. Era tal la fuerza de la tempestad que ellos empezaron a desesperarse mientras que Jesús iba durmiendo. Los discípulos de manera brusca lo despertaron para que hiciera algo. Entonces Jesús se levantó y calmó la tempestad en cuestión de segundos. Lo que les reclamó Jesús a los discípulos fue su falta de fe. Marcos 4:35 – 41; Mateo 8:23-27.

Recordemos que si Jesús va con nosotros en el mismo barco, ¡no habrá tormenta que nos haga perecer!

III. Dios no desampara a quienes confían en Él. Mateo 6:25; Mateo 7:7-12.

Si su fe está fallando, aún hay tiempo para que la fortalezca. Dios es quien viste a las flores del campo, da alimento a los animales del bosque, riega la lluvia y deja salir el sol sobre las plantas y las cosechas… Jesús mismo dijo que nosotros somos más importantes que todos ellos, por lo tanto NUNCA nos desamparará. ¡Debemos creer en nuestro Dios!

IV. Otras bendiciones que trae la fe.

A. Seguridad y confianza. Salmo 112:7.

Estar confiado en Dios nos mantiene fuertes en todo tiempo. Este salmo dice que ni aún tendremos temor de las malas noticias. Cuando estamos agarrados de Su mano, tenemos la convicción de que Él tiene todo bajo control.

B. No nos desestabiliza la escasez. Habacuc 3:17-19.

El hombre de Dios tiene tal confianza en Él que ni siquiera la escasez material lo desestabiliza. Confiar plenamente en Dios es caminar en un nivel por encima de lo natural:es andar de la mano con el Dios que creó el universo, el que abrió las cataratas de los cielos para que hubiesen ríos, mares y lagos, es ir junto con el que levantó muertos, sanó enfermos terminales, derrotó a ejércitos humanamente invencibles… quien cree plenamente en Dios, sabe que va de la mano del dueño de todo lo que existe.

C. No teme al mañana. Mateo 6:34.

El futuro es algo que causa preocupación entre los seres humanos. Todos quisiéramos tener una fortuna para asegurar nuestro buen porvenir y también el de nuestros hijos. Pero Jesús nos enseña que no debemos preocuparnos por eso. Quien confía en Dios no teme al mañana.

V. No olvide poner su parte. Santiago 2:26.

La fe debe ir acompañada de la acción. Siempre lo que podamos hacer será mínimo con respecto a lo que Dios hace, pero esos son los pasos de fe que debemos mostrar. Recuerde que con 5 panes y 2 peces Jesús alimentó a más de cinco mil personas, pero alguien tuvo que haber pescado y horneado antes para que hubiese algo en la canasta.

Conclusión:

Todos tenemos necesidades y pruebas en la vida, pero Jesús no nos va a desamparar en ninguna de ellas. Debemos depositar nuestra confianza en Él y de esta manera no estaremos turbados y llenos de temor por todas las adversidades que vengan.

Recordemos además que la fe es un requisito para nuestra salvación, para ver milagros y para agradar a Dios. Jamás Dios va a desamparar a sus hijos. ¡Creamos en Él y veremos Su mano poderosa obrar!

Querido lector, espero que estos estudios bíblicos hayan sido de bendición para usted. Recuerde tener comunión con Dios por medio de la lectura de la Biblia y de esta manera su fe crecerá y se hará cada día más fuerte.

© Gabriel González. Todos los derechos reservados.

Acerca de Gabriel González

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *