Inicio / Predicas cristianas / Solo el amor a Dios nos lleva a la vida eterna

Solo el amor a Dios nos lleva a la vida eterna

Predicas Cristianas | Mensajes Cristianos

Texto Bíblico: Mateo 19:16-30

Introducción:

Solo el amor a Dios nos lleva a la vida eterna ¿Qué quiere decir esto?, ¿Por qué Jesucristo nos enseñó eso? Muchas veces queremos hacer acciones y obras que agraden a Dios y estamos en la búsqueda constante de ser buenos ante los ojos de Dios nuestro Señor, pero ¿sólo las buenas obras nos llevarán a la vida eterna?

Qué difícil se nos hace comprender que significa el amor a Dios, el trabajo, las ocupaciones, las cosas superficiales, nos hacen pensar que sólo las buenas obras y el cumplimiento de las leyes dadas por Dios son los únicos requisitos para encontrar la vida eterna y lograr disfrutar del Reino de los Cielos, pero realmente no es así, Dios pide mucho más de nosotros, no sólo mostrar buenas acciones sino realmente mostrar sacrificio, principalmente el desprendimiento a nuestros bienes materiales.

Anuncios

Trabajamos todos los días para generar riqueza, para vivir bien, para tener comodidades, por ello con hacer buenas acciones y desprendernos un poco de lo que nos sobra creemos que estamos agradando a Dios, pero no es así, Dios no le agrada que demos sobras.

Dios le agrada que le mostremos sacrificio y desprendimiento de las riquezas, puesto que para Él vale mucho más que mostremos amor al prójimo con desprendimiento, a que sólo nos despojemos de lo que ya no necesitamos.

Por ello es necesario realizar el estudio bíblico de un relato que se encuentra en el libro de Mateo 19:16-30 que narra la historia de Jesucristo junto con un joven rico que quiere conseguir la vida eterna.

Desarrollo:

Este pasaje bíblico cuenta que Jesucristo iba caminando con sus discípulos cuando se le acercó un joven que poseía muchas riquezas y muy seriamente le preguntó sobre que debía hacer para lograr la vida eterna, Jesús le contesta que debía cumplir con todos los mandamientos, el joven rico expresa que todo eso lo ha hecho, entonces que más le faltaba; a lo que sabiamente Jesucristo respondió “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.” Mateo 19:21.

El joven se fue triste pues no estaba dispuesto a dejar todas sus riquezas, seguidamente Jesús comento a sus discípulos: “De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.” Mateo 19:23-24.

Esta historia es aleccionadora y se debe estudiar poco a poco, en primer lugar la pregunta del joven rico es una pregunta muy recurrente en todos nosotros ¿Qué debemos hacer para lograr vida eterna?

Anuncios

La palabra de Dios indica que para vivir en santidad y purificarnos debemos cumplir las leyes de Dios, es decir, los mandamientos, esas son las obras que debemos hacer las que se ajusten a los mandamientos, en especial al principal mandamiento que es amar al prójimo como a sí mismo.

Los mensajes cristianos enseñan la salvación y parte de la salvación es vivir cumpliendo los mandamiento de Dios, Jesucristo nos enseñó que a través de la fe y de las obras podíamos recibir la vida eterna, pero sólo eso no basta, el joven rico le dijo a Jesús que el cumplía los mandamientos entonces ¿qué le hacía falta todavía?

Eso mostro la inseguridad del joven rico, que en el fondo sabía que no cumplía a la perfección las Leyes de Dios y es que en realidad la salvación no depende de lo que se haga, sino de lo que sea agradable a Dios y sea bendecido por su gracia.

Por ello, Jesucristo a la insistente pregunta del joven rico le responde: que si quiere ser perfecto, si quiere la pureza frente a Dios, además de cumplir sus leyes debe dejar todo lo que tiene, dárselo a los pobres y seguirlo para llevar la palabra de Dios.

El joven no pudo cumplir con esa última recomendación, con lo que demostró que aún no estaba listo para entrar al Reino de los Cielos, el joven rico pensaba que sólo con sus acciones podía obtener la salvación, pero en realidad Dios quiere que mostremos sacrificio, Jesucristo con esas palabras quería que el joven despertara de su ignorancia y entendiera que debía conectar su corazón al servicio de Dios y no al apego de los bienes materiales.

Si al joven rico le dolía entregar toda su riqueza a los pobres era porque no amaba al prójimo como a él  mismo, por lo que no era cierto que cumplía a cabalidad los mandamientos de Dios, sólo se desprendía de lo que le sobraba, su sacrificio era superficial no de corazón, el hombre independientemente de su riqueza debe ser generoso, el dinero, los bienes, las riquezas son pasajeras, porque según la medida de lo que damos seremos recompensados con los tesoros del cielo, así que los tesoros terrenales no nos hacen lograr nada, las riquezas terrenales son efímeras, los tesoros del cielo son eternos.

Anuncios

Jesucristo resalta en esta predica cristiana que es imposible que un rico entre al Reino de los Cielos, esto lo dice porque es muy difícil que un rico se desprenda de sus bienes, comúnmente la gente rica comienza a pecar adorando más al dinero que a Dios nuestro Señor, pero este no es sólo un mal de los ricos.

Hay personas pobres que igual prefieren servirle al dinero que servirle a Dios, depositan su fe en la riqueza más no la depositan en Dios, por lo que Jesucristo cuando se refiere a los ricos habla es de aquellos que no son capaces de alejarse de lo superficial, tengan o no tengan mucho dinero, sino que sobreponen sus intereses sobre cualquier persona y no muestran sacrificio alguno.

Conclusión:

El aferrarse a las posesiones materiales nos aleja de las posesiones espirituales, lo que representa un peligro para nuestra fe y nuestra salvación, así que alabemos a Dios y pidámosle con fervor que nos haga hombres espirituales, que no permita que caigamos en adorar las riquezas y a no ser capaces de desprendernos del dinero para darle a los más necesitados, para dar a lo que realmente es bueno ante los ojos de Dios.

No hay mejor inversión que podamos hacer para lograr entrar al Reino de los Cielos y lograr la vida eterna que mostrar nuestro desprendimiento, ya que la codicia y el deseo de ser rico también aferran nuestro espíritu a lo material.

Hermanos vivamos como Jesucristo, sin aferrarse a lo terrenal, sin sentir amor por las riquezas terrenales, todo lo que aquí obtengamos es pasajero, pero todas las acciones y obras que agraden a Dios serán eternas y nuestros sacrificios se multiplicaran en el cielo.

Si su corazón está amarrado con la riqueza, desate ese nudo, aún está a tiempo, suplique a Dios valor para dejar los bienes materiales, entregue esa riqueza a los necesitados y sirva a Dios, sólo en Dios nuestro creador conseguiremos la vida eterna.

© Eduardo Marin. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Eduardo Marin

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *