Inicio / Predicas cristianas / A Dios le desagrada el enojo

A Dios le desagrada el enojo

Predicas Cristianas

Texto Bíblico: Colosenses 3:8

Introducción:

Es normal que lo seres humanos nos enojemos por determinadas cosas que nos pasan o con algunas personas que nos hacen daño y reaccionamos con ira, con rencor, con rabia, es decir, combatimos los malos sentimientos de los demás con nuestros peores sentimientos, incluso con agresiones verbales y físicas que causan daño y eso no está nada bien.

Con malos sentimiento no agradamos a Dios, debemos controlar nuestro carácter cuando algo malo nos ocurre, puesto que cuando la ira nos invade no pensamos en nuestros actos ni en nuestras palabras y podemos causar daños mayores que el que nos están proporcionando, por ello debemos actuar con auto control pensando que si nos enojamos y respondemos con ira ofenderemos a Dios con nuestra rabia.

Anuncios

Si nos hacen algo malo, el sentir molestia es difícil de evitar, pero deshonramos a Dios cuando esa molestia se desata en ira que nos hace pecar, somos imperfectos y habrán situaciones que nos harán sentir enojados pero no podemos permitir que esa rabia nos domine y nos haga perder la felicidad y el regocijo en Dios, cuando perdemos ese regocijo es cuando pecamos y hacemos cosas de las cuales luego nos podemos lamentar, porque hacerle daño a otra persona nunca es bien visto ante los ojos de Dios.

Por estas situaciones que nos pueden ocurrir con frecuencia, se hace indispensable hacer un estudio bíblico de cómo el enojo le desagrada a Dios porque hace que pequemos, para ello la palabra de Dios en Colosenses 3:8, nos muestra como Dios nos pide dejar esos malos sentimientos que solo nos llevan al pecado.

Desarrollo:

Colosenses 3:8: “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.”

La rabia, la furia, el enfado, la maldad y las groserías nos hacen pecar ante Dios, por ello para alejarnos de esos malos sentimiento que desagradan a Dios debemos en primer lugar orar, cuando nos sintamos enojados la primera opción que debemos tener en mente es orar, Dios nos dará calma y nos ayudará a pasar el mal momento.

Cuando nos sintamos enojados recurramos a Dios, hablemos con Él y contémosle lo que sentimos, no importa dónde nos encontremos, debemos procurar hablar con Él y desahogar lo terrible que nos sentimos cuando alguien nos hace enojar. Luego medita en Dios, piensa todo lo bueno que tienes a tu alrededor.

Debemos pensar en las bondades que Dios nos regala, como la vida, su amor, su gracia, su piedad, son infinitas las cosas que Dios nos proporciona y nos llenan de alegría, así cuando pensamos en las bondades de Dios que han recaído sobre nosotros podemos entender cuanto nos ama Dios, cuanto bien ha hecho en nosotros y lo felices que somos, así cualquier enojo será insignificante ante tanta Gloria que día a día Dios nos ofrece.

Anuncios

Luego piensa en la predica cristiana de la palabra de Dios, que nos recuerda el desagrado que le causamos a Dios cuando pecamos por enojarnos, en las ofensas que damos a nuestro prójimo al hablar con irá en nuestro corazón y en lo mal que hacemos sentir a Dios ya que si ofendemos a nuestro hermano es como si lo ofendiéramos a Él, preguntémonos ¿es con pecado que debemos reaccionar frente a nuestros enojos?

No podemos apagar el fuego con más fuego, no es con malas palabras que lograremos hacer entender a nuestro hermano que nos hirió con el mal rato que nos hace pasar, sólo con prudencia y cordura calmaremos la irá y actuaremos de forma correcta.

Otra forma de calmar la irá es respirando profundo y alabar a Dios por las pruebas a las que nos somete, con esas pruebas manifestamos nuestra fe.

Si actuamos apegados a la palabra de Dios y no dejamos que se desaten los demonios sino que controlamos la irá a la cual nos tienta Satanás, demostraremos nuestra fe y confianza en Dios, así que en vez de permitir que por nuestra boca salgan malas palabras, hagamos que nuestros labios pronuncien alabanzas a Dios Todopoderoso, quien nos dará paciencia y sabiduría para no pecar con nuestra ira, podemos cantar una alabanza a Dios y así sentiremos su presencia en nosotros.

Después de calmarnos con esa meditación es mejor hacer silencio, pensar en que podemos hacer ahora para resolver el inconveniente que generó el enojo.

Darnos un tiempo para pensar cómo vamos a confrontar a la persona que nos hizo molestar y como superaremos esa dificultad, no busquemos la confrontación de inmediato, es mejor esperar, buscar a un buen amigo con quien desahogarnos, si son buenos amigos nos ayudarán a calmarnos y no alimentaran la ira.

Anuncios

Conclusión:

Optemos por despejar la mente, drenar los sentimientos haciendo algún deporte, saliendo a caminar, leyendo algún pasaje bíblico, escuchando un mensaje cristiano, yendo a la Iglesia, olvidar el malestar por un momento, cualquier actividad sana que nos distraiga de la rabia será buena para agradar a Dios, el tiempo dará claridad de cómo se debe reaccionar y como se va actuar ahora.

Por último, vuelve a pedirle a Dios sabiduría para enfrentar la situación de forma correcta, para no deshonrarlo ni hacerle daño a nadie con nuestras palabras o con agresiones físicas como consecuencia de no controlar la ira.

La violencia no agrada a Dios, Él aborrece el pecado así que no pequemos por nuestra rabia, agrademos a Dios con el control propio, de nada sirve el enojo que enferma el alma y nos aleja de Dios.

© Eduardo Marin. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Eduardo Marin

Ver también

Bosquejos para Predicar - Cómo prosperar en tiempos de crisis

Planes de Dios

Predicas Cristianas, A todos nosotros nos gusta pensar que el futuro va a traernos cosas buenas sabiendo que en Cristo lo mejor está por venir ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *