Debemos obedecer a Dios

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Mateo 7:21

Tema: Debemos Obedecer a Dios y cumplir sus mandamientos

Introducción

La obediencia es cumplir con el mandato de alguien. La obediencia a Dios es cumplir con los mandatos y la palabra de Dios. El ser obedientes es la mayor prueba de nuestro amor por Dios, ya que al cumplir sus mandamientos demostramos que creemos en Él y que vivimos nuestra vida siguiendo su voluntad.

Muchas personas sienten rechazo de cumplir las órdenes de Dios, pues simplemente no creen en su voluntad, por lo que caen en pecado y en lo más grave que es la desobediencia a Dios.

Cuando obedecemos a Dios y cumplimos su palabra lo Glorificamos, y nos convertimos en sus siervos. Pero además, Dios nos recompensa llenando de santidad y gloria nuestras vidas. Pr lo que vale la pena ser obedientes. La obediencia transforma nuestros corazones, y cambia el rumbo de nuestras vidas. Pero ¿cómo ser obedientes a Dios? ¿Cómo saber que pide Dios de nosotros?

Anuncios

Esas son preguntas interesantes que debemos responder para poder comportarnos obedientemente frente a Dios, para así conocer la ruta para alcanzar en Reino de los Cielos.

La palabra de Dios nos revela como serle obedientes y cumplir sus mandatos. Por ejemplo, en el libro de Mateo 7:21 se indica lo siguiente. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

Así que no solo debemos orar y reconocer a Dios. Sino que también debemos ser realmente obedientes a su palabra.

Desarrollo:

Así que si queremos saber cómo ser obedientes, pues debemos estudiar la palabra de Dios. Realizar estudios bíblicos que nos permitan conocer cuál es la voluntad de Dios. A veces Dios quiere solo cosas simples, pues si empezamos con cumplir con las cosas más sencillas, luego podremos cumplir con lo más complejo.

Las cosas simples es llegar a tiempo a nuestro trabajo, cumplir con nuestras tareas, obedecer a nuestros padres. Si logramos estas cosas sencillas seremos agradables a Dios, y superaremos otras pruebas más duras, demostrando así nuestra obediencia.

Cuando obedecemos a Dios obtenemos su bendición, con una vida fructífera y abundante (Deuteronomio 28:2-9). Pero para ello debemos pedirle mucha sabiduría para poder entender su palabra, y comprender siempre las predicas cristianas que nos ayudan a entender la importancia de una vida plena, para así poder cumplir todo lo que Él nos mande.

Cuando obedecemos a Dios lo glorificamos. Pues aquel que cumpla su voluntad entrará al Reino de los Cielos, ser necios a la palabra de Dios nos traerá castigo pues nos alejamos de su voluntad y caemos en pecado.

Anuncios

Lo que quiere el enemigo, lo que quiere el demonio, es que desobedezcamos a Dios. Eso intenta hacerlo siempre, tentándonos para caer en el pecado, para cometer malos actos y para no cumplir su palabra.

Pero no podemos dejarnos influenciar. Debemos saber reconocer al enemigo que nos aleja de la Gloria. Debemos ser fuertes, resistirnos y enfrentarlo (Santiago 4:7). Recordemos que con Dios somos más fuertes que cualquier daño, o maldad que nos quieran hacer (Romanos 8:28-39). La fe es suficiente para derrotarlos.

Debemos actuar con obediencia

Si decimos amar a Dios debemos actuar con obediencia. Pero la obediencia plena, no a medias. Dios se manifiesta y se revela con el hombre obediente porque es quien le muestra amor y fe. La obediencia a Dios es un llamado que no podemos ignorar (1 Reyes 2:3). Es una muestra de la confianza que tenemos en Él, que todo lo que nos pida lo cumplamos ciegamente, ya que vendrán bendiciones para nosotros.

Debemos conocer a Dios para entender su bondad y misericordia. Cuando le conocemos bien no habrá forma de desobedecerle. Debemos entender que Dios tiene planes para nuestras vidas (Jeremías 29:11), y Él sabe muy bien lo que necesitamos (Mateo 6:8). Así que permitamos con la obediencia que Él desarrolle su plan en nosotros, actuemos conforme a Dios y veremos toda su Gloria.

Conclusión

Seamos fieles siervos de Dios.  Cuando obedecemos a Dios nos convertimos en sus siervos. No esperemos más, y dediquemos nuestras vidas a la obediencia y cambio. Transformemos nuestras vidas al servicio de Dios. Él siempre nos mostrará el camino correcto de la verdad y la vida, que siempre es la consagración de nuestros actos a la obediencia y a nuestra alianza con Dios.

La obediencia es un gesto de esperanza, de creer en la salvación, de querer un cambio profundo en nuestras vidas. La obediencia es un gesto de apasionarnos por Dios, sus obras y querer estar en paz con nuestro espíritu dejando atrás el pecado y las influencias malignas que nos persiguen.

Anuncios

Cuando obedecemos a Dios nos alejamos esa maldad, y nos acercamos a la Gloria del Reino de los Cielos. Sigamos los mensajes cristianos y acerquémonos a Dios.

La obediencia es una acción esencial para la salvación, que compenetra al hombre con Dios, que lo hace puro, que limpia su corazón y que lo une a Dios.

Seamos obedientes y motivemos a los demás a serlo. Si todos obedeciéramos a Dios, la felicidad fuese infinita, nada malo ocurriría. Pero cuando desobedecemos a Dios nos alejamos de su voluntad, y no somos glorificados.

Dejemos que Dios haga su obra en nosotros, Permitamos que nos transforme y nos colme de bendiciones. Sólo su palabra salva, y solo el cumplir con Su voluntad nos hará dignos de la vida eterna,.

Conozcamos a Dios y dediquemos todo nuestro tiempo a servirle. Seamos siervos útiles de Dios, y las bendiciones, la felicidad, la abundancia sorprenderá en nuestro hogar, en nuestro trabajo y en cualquier lugar donde nos encontremos.

© Eduardo Marin. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Eduardo Marin

Ver también

Predicas Cristianas.. Vida de victorias

Vida de victorias

Predicas Cristianas, Si a Dios entregamos nuestras peticiones de todo corazón Él responderá con milagros y nos dará la victoria sobre nuestras necesidades..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *