Inicio / Predicas cristianas / Predicas Cristianas… Señales de Una Revolución

Predicas Cristianas… Señales de Una Revolución

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto: Juan 2:1-11

Introducción:

Estos son días decisivos, determinantes y desafiantes, días de aceleración divina, donde el Señor nos revolucionara la vida con un oleaje de poder y unción, estamos ya viviendo momentos sobrenaturales.

1. ¿Milagro o Señal?

Anuncios

La Revolución que Jesús vino a provocar, empezó con una señal, en este pasaje se lee del primer milagro que el Señor Jesús hizo, esta es una de la revelaciones más grandes que usted va a recibir, prepárese por que si la capta, si la entiende y la atesora, provocara una revolución no solo en su vida, sino también en su familia, en su escuela, en su trabajo, y también en su ministerio.

Usted y yo estudiamos de este milagro que es conocido como el primer milagro que Jesús realiza en la tierra, pero en realidad no hemos interpretado que no fue un milagro, sino que fue una señal, ahora si no interpretamos esta que fue la primer señal ¿como entonces podemos esperar interpretar las señales del fin del tiempo final que describe la biblia?

No podemos interpretar las señales de los tiempos finales, si ni siquiera podemos interpretar la primer señal, el primer llamado milagro de Jesús, aunque la biblia no lo llama milagro, lo llama señal, fue convertir el agua en vino, y este es un pasaje en el que la mayor parte de los estudiantes de la palabra, las iglesias, los predicadores, las denominaciones, evaden.

Porque lo llevaría a una interpretación que los mete en problemas, normalmente el predicador que quiere evitar problemas con la enseñanza de Dios, termina en problemas con Dios, el buen predicador no es el que sabe hablar, es el que sabe oír, si yo no se oír a Dios, no puedo hablar de Él, ni de lo que El quiere hablar, si yo no conozco a Dios ¿de quién voy hablar?

Diga: Señales, si es una señal tú tienes que leerla, mucha gente por no leer la señal, ha errado en su caminar con el Señor, lo que llamamos el milagro de convertir el agua en vino tiene su clave en que leamos la señal, porque es una señal, como una señal de: Alto, No Estacionar, en un Restaurant dice: Área de No Fumar, o un semáforo, o límite de velocidad, todos estas son señales.

Hay una gran controversia de que si la iglesia permite o no beber vino

Pero como es que si nosotros enseñamos a no beber, nuestro Señor Jesús convirtió el agua en vino, y fue su primer señal, luego dice la Biblia que por eso sus Discípulos creyeron en El, yo creo que el día de hoy un montón de bebedores creerían en El, si El les vuelve a convertir el agua en vino, o tal vez algunos de ustedes.

2. La clave es leer la señal, más que la señal

Anuncios

Lo primero: ¿Por qué convirtió el agua en vino, cuando ya se había terminado el vino y la gente ya había bebido mucho?

Otra versión dice que ya estaban tomados, yo dije: Señor ¿hiciste el vino para que esta gente se siguiera emborrachando? El Señor nos dice hoy: Yo solo hice el milagro, es problema es de ellos para que lo usan.

Es lo mismo que el Señor nos dice hoy: Yo les di la vida, yo los forme y sople aliento en su nariz, y la vida es superior al vino, pero la gente la desperdicia y la usa para lo malo, el hecho de que la gente usara el vino para lo malo, no justifica que Jesús no haga el vino, así como la gente usa la mente para pensar lo malo, pero eso no es, ni ha sido una razón justa para que Dios le deje de dar cerebro a las personas.

A todos nosotros Dios nos dio la mente y pocos de nosotros la usamos para caminar en el propósito del Señor.

Jesús les hizo el vino, para que lo usaron ellos, fue su problema, vea usted una cosa, Dios te dio el cuerpo y tu no lo cuidas, le estas ingiriendo cosas o comiendo cosas peores que el mismo vino, sabiendo que es templo del Espíritu Santo, ves, debes cuidarlo.

Lo segundo: Que hay que leer de esta señal, es porque lo hizo al final de la fiesta, y la respuesta es porque nadie le pidió que lo hiciera al inicio de la fiesta, y lo tercero: ¿Por qué hizo el mejor vino? digan conmigo: El Mejor y fue al final, ¿porque el mejor al final? si en definitiva, ya para esa hora nadie distinguía si era vino o aguardiente.

Y la respuesta es porque, El no sabe hacer las cosas de otra forma, todo lo que El hace lo hace con excelencia, El no sabe cómo se hace un mal vino, de la misma manera como no sabe cómo se hace una mala vida, ni una mala familia, no sabe lo que es un mal pensamiento, no sabe lo que es un mal cielo, ni un mal mar, ni una mala tierra, todo lo que ha hecho lo ha hecho con excelencia, lo ha hecho de lo mejor.

Anuncios

Te voy a dar una palabra ahora, el primer milagro que Jesús hizo, la primera señal que Jesús hizo, fue el milagro de la excelencia, Jesús nos ha venido enseñando, si van a hacer las cosas háganlas de lo mejor, porque si Yo, dice Dios, hice aun el vino lo mejor, como no voy hacer el resto de las cosas mejor, por otro lado, si nos dio a Jesús, ¿Cómo no nos dará con El todas las cosas?

Declare esto: Excelencia

Ese es el primer milagro, ahora mire como somos, si El pensó en ti y en mi y nos dio lo mejor, ¿Por qué cuando usted y yo pensamos en El, no damos lo mejor?

Por ejemplo: Dios te dio un auto, nunca lo lavas, te dio una casa, nunca la pintas, Dios te dio la mejor piel, y no te pones la mejor camisa, Dios te dio el cuerpo, mira como lo tienes abandonado, mujer Dios te hizo bella, varón, Dios te hizo hermoso.

Dios te dio a tu familia, mira como la cuidas, donde voy con todo esto, pues entender que la señal no era lo importante, sino leer la señal, El hizo esto en una fiesta de gente imperfecta, inmoral y pecadora para que una Revolución se despertara, la revolución va a llegar a nuestra iglesia, a nuestra ciudad, cuando los santos entiendan que los pecadores nos necesitan.

Usted cree que una Revolución viene metida en un armario, no mi hermano, la revolución de la que el Señor nos habla que vendrá, tendrá que ver con el despertar de su iglesia en la extensión del reino, con la movilización de los santos en la ciudad donde El nos ha plantado, porque el tiempo está cumplido, falta que usted y yo hagamos lo que debemos hacer y el resto sucederá, si no ves la visión, prende la luz.

Acerca de Daniel Tomas

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte II

Predicas Cristianas... Es tiempo de cambiar nuestra forma de pensar y comprender que, como cristianos, sufriremos persecución, pero Dios no nos abandonará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *