Inicio / Predicas cristianas / Perdonando a la manera de Dios

Perdonando a la manera de Dios

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

El día de hoy estaremos hablando de algo que tiene importancia vital en nuestro andar como creyentes. Amados, trataremos acerca del perdón. Una palabra de sólo seis letras pero que su aplicación a nuestras vidas tiene una gran influencia eterna.

Examinemos un poco su significado del griego, cual es la palabra “afesis” cuyo significado es, liberado de la esclavitud o prisión; olvidarse de pecados (como si nunca hubiesen ocurrido); remisión de penalidad.

Amados, muchas veces desconocemos el amplio significado que tiene esta palabra, y todo el producto que genera el aplicarla a una persona. Muchas veces no entendemos el vasto significado que conlleva y el precio que tuvo que pagar Dios para poder aplicarla a nuestras vidas.

A esto viene la pregunta ¿cómo pudo Dios perdonarnos? ¿Qué condiciones hay para aplicar el perdón? Y acerca de nosotros ¿existe un límite en el perdonar? ¿Quiénes solamente pueden ser objetos de nuestro perdón? Con la guía de Dios hoy responderemos a todas estas interrogantes, vayamos ahora a la Palabra de Dios.

Anuncios

Hebreos 10:16-17 – Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré, 17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

Amados, como ya me conocen, empezaremos con algo de historia para tener una idea general del tema a tratar. Examinando esta carta, con respecto al autor se desconoce, algunos le atribuyen a Pablo, otros a Lucas, otros mencionan a Bernabé.

Aún no se ha podido llegar con un autor fijo, pero lo que sí se puede notar en este libro, es que el autor no era ningún desconocido para aquellos a los que se dirigía la carta; y esto lo podemos decir basados en Hebreos 13:18 al leer “Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo.”

Entonces lo que sí es seguro, es que la carta era dirigida a creyentes y que el autor no era desconocido para ellos. Puesto que esto también se evidencia en Hebreos 3:1:Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús.”

Otro punto incierto es que tampoco se da con el lugar concreto donde ellos se hallaban, aunque la mayoría de estudiosos de  la Biblia concuerdan en que se dirigió a los creyentes que se hallaban en Roma. Y esto basado en Hebreos 13:24:Saludad a todos vuestros pastores, y a todos los santos. Los de Italia os saludan.

La carta trataba acerca de la superioridad de Cristo y su obra por sobre el sistema religioso basados en la ley. La carta enfatizaba la superioridad de Cristo por encima de los ángeles, como se registra en Hebreos 1:6: » Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.”

Enfatizaba la superioridad de Cristo por sobre Moisés, ya que Jesús había sido su creador, esto leemos en Hebreos 1:10: Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,  Y los cielos son obra de tus manos.”

Anuncios

Enfatizaba la superioridad de Cristo y su obra por sobre el sacerdocio levítico de Aarón, ya que su obra sacrificial fue hecha una sola vez y ya no se necesita más sacrificio, veamos esta hermosa verdad en Hebreos 10:10-12:En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. 11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.”

Enfatizaba la superioridad de Cristo por sobre la ley, ya que Él mismo era el cumplimiento de ella, y así establecía con su muerte y resurrección un mejor pacto, leamos esto en Hebreos 12:23-24: «a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel

Quizás en este momento algunos puedan estarse preguntando por qué el detalle de todo esto. Pues la razón radica en la conformación de la iglesia tanto como la actual como la que se encontraba en Roma en ese tiempo, es decir se encontraban conformada por distintas clases de personas, tales como los romanos, los griegos, los judíos y demás. Y esto daba como resultado las diferentes ideologías, costumbres, modos de pensamientos, que aquellas personas arrastraban de sus vidas pasadas hasta la iglesia. Todo lo que acabo de mencionar a medida que vamos avanzando en el estudio tendrá más sentido.

Amados, también hay que entender y ver la gran diferencia que existe entre el perdón que da Dios y el perdón que pueda dar el hombre, ya que el perdón de Dios el cuál es incondicional es muy distinto al perdón del hombre. Se familiarizan con la siguiente frase: “perdonar y olvidar”.

Puedo asegurar que esa frase tuvo su origen aquí “Y nunca más me acordaré de sus pecados é iniquidades.” Es una realidad que esta frase la de perdonar y olvidar no cabe en la mente de muchas personas.

Es muy fácil para el hombre decir que puede perdonar, pero olvidar, creo que esta acción sería muy difícil de lograr, el olvidar un hecho en nuestra contra.

¿Alguien sinceramente puede decir que se siente identificado con esto? Creo que para el hombre es extremadamente imposible perdonar de la forma en que lo hace Dios. Ya que el hombre puede decir que ha perdonado a alguien su ofensa, pero en la gran mayoría de estos sucesos, cuando llega a memoria aquel agravio u ofensa, se despierta de primera instancia sentimientos de dolor e incluso ira y rencor.

Anuncios

Es triste pero creo que muchas personas y hasta cristianos tomarían como suyo este versículo que leemos en Éxodo 21:24: «ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.» Creo que muchas personas preferirían este versículo antes que a los de perdonar los agravios en nuestra contra.

Es clave el marcar aquí que ese era el modo en que hablaba a los que se hallaban bajo la ley, pero nuestro señor Jesús instituyó un nuevo y mejor pacto, y ahora nos hallamos bajo la gracia. Puesto que tenemos un mejor pacto hecho por nuestro señor Jesús, no desechemos sus palabras acerca del perdón, observemos la Palabra de Dios en el evangelio según Mateo.

Leamos en Mateo 6:14-15:Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Reforcemos esto en Mateo 5:38-39: al leer «Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.» Bueno aquí es claro notar lo que el Señor ha hablado.

¡Hermanos perdonemos para que también Dios perdone nuestras ofensas!

Puesto que si no puedes perdonar, ¿esperas que Dios te perdone? Amados, cuando entendemos la magnitud del perdón incondicional de Dios hacia nosotros, resulta más fácil perdonar a los que nos ha hecho algún agravio, ya que ¿cuán grande puede ser el pecado de mi prójimo contra mí, en relación a los que yo he cometido contra Dios?

También algo muy importante que notar es que en muchas situaciones nos resulta fácil el perdonar a otros, pero nos resulta difícil el perdonarnos a nosotros mismos. Así que confiemos en Dios porque si Él ya nos ha perdonado como dice en su palabra, toda otra acusación que pueda venir en contra de nosotros es solo mentira del enemigo.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. Desechando toda malicia

Desechando toda malicia

Predicas Cristianas.. El tema de la envidia es muy serio y es oportuno tratarlo con frecuencia. Pues grandes conflictos de relaciones humanas brotan desde el manantial de la envidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *