Más que vencedores I

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas… Texto Biblico: Romanos 8:28

Introducción

En un estudio de 300 personas exitosas, como Franklin Delano Roosevelt, Hellen Keller, Winston Churchill, Mahatma Gandhi y Albert Einstein, indica que uno de cada cuatro tenía limitaciones tales como: ceguera, sordera o parálisis. Tres de cuatro habían nacido en la pobreza, venían de hogares destrozados, o por lo menos de situaciones tensas o perturbadoras. Con todo estos hombres y mujeres fueron vencedores por sobres sus problemas.

Los cristianos no estamos exentos de limitaciones, problemas u obstáculos que nos impiden obtener una vida cristiana victoriosa. Sin embargo no es voluntad de Dios que nuestra vida sea de fracaso, mediocridad, conformismo; enfáticamente decimos ¡NO! y Pablo escribe a la iglesia de Roma, sin conocerla este tratado acerca de la victoria en Cristo que son estos versículos y de donde Dios quiere que nosotros tomemos sabiduría.

I. Somos más que vencedores cuando amamos a Dios por sobre todas las cosas (v.28)

«Y sabemos que a los que aman a Dios…»

Copernico descubrió que la tierra gira alrededor del sol y no como se creía que era el sol y todos lo demás planetas los que giraban alrededor del la tierra. Los seres humanos creemos que la vida debe girar alrededor de nuestra persona y nuestros planes; cuando no conocemos a Dios a través de Jesús, se podría justificar esta forma de pensar y actuar, pero una vez que cedemos nuestro el lugar de nuestro “YO” a Cristo en nuestra vida y lo sentamos como Señor y dueño, entonces Dios viene a ser el centro y nuestra vida gira a su alrededor de lo que él es y lo que él quiere. Nosotros debemos hacerlo Su voluntad no por el temor, sino por amor a Él y por lo que ha hechos por nosotros. Así lo expresa el soneto al crucificado que dice:

No me mueve mi Dios para quererte

el cielo que me tienes prometido

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor: muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido,

muéveme ver tu cuerpo tan herido;

muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, al fin, tu amor, y en tal manera,

que, aunque no hubiera cielo yo te amara,

y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;

pues aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.

-Anónimo-

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

El arrepentimiento | Predicas Cristianas

El arrepentimiento

Predicas Cristianas. El verdadero arrepentimiento tiene que ver con el dolor. Dolor es un sentimiento donde el ser humano expresa un estado emocional...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *