Inicio / Predicas cristianas / El secreto para mantener un corazón ardiente

El secreto para mantener un corazón ardiente

Predicas cristianas | Predicaciones cristianas

«…y se decían el uno al otro: ¿no ardía nuestro corazón en nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos abría las escrituras? En la misma hora se levantaron y se volvieron a Jerusalén…» Lucas 24:32

Introducción

Esta hermosa historia de los albores del cristianismo se ha conservado en la mente y en el corazón de millones de creyentes, y deberíamos conservar cada detalle porque guarda poderosas enseñanzas para todos los que al igual que esos dos viajeros de Emaús, sentimos que llega a nuestra vida el peso del desaliento.

El cuadro que pinta Lucas es impresionante: en medio de los dos discípulos se incrusta ese extranjero y entonces la charla gira en torno a lo que ha sucedido en esos días. Vemos los tres el entrar en la casa, y al sentarse para cenar, a la hora de partir el pan, entonces los ojos de los dos discípulos se abren; reconocen que su compañero del camino es Cristo, y en el mismo momento, ante ese reconocimiento, se levantan y regresan a Jerusalén a pesar de lo avanzado del día.

Anuncios

¿Qué les hace actuar de una manera tan irreflexiva y poco común? El fuego que está quemando sus corazones, la energía que se desprende de un corazón ardiendo, es el amor apasionado, y es la mayor fuente de poder (+ e atómica) capaz de influenciar y expandir por todo el mundo nuevos ideales y provocar en las naciones un cambio de la conducta, eso es posible como resultado del fuego que emana del corazón.

Solo dos ejemplos, uno más lejano y positivo que el otro: la pasión de madre teresa por los pobres de la india y la pasión por un balón de fútbol

Una marca distintiva de cristianismo en sus días más tempranos ha sido la manera extraordinaria de la cual el evangelio alcanzó a los hombres en su generación, lo que más nos impresiona en los hechos de los apóstoles no es el heroísmo ni el recurso de los primeros predicadores, sino el fuego apasionado que los impulsaba, esteban frente a sus detractores, Pedro ante el sanedrín, pablo ante el rey Agripa, de ellos se desprende un ardor que brilla intensamente, más que una filosofía moral, o la iluminación del intelecto lo que esos hombres transmitían en el evangelio era un toque que hacía arder el corazón.

Vemos esta característica distintiva del evangelio con más claridad y entendamos: cuál es el secreto para tener un corazón ardiente

1. Cristo, con su amor y sacrificio, encendió ese fuego, el mismo lo declaró en Lucas 12:49 «…yo he venido para encender fuego en el mundo ¡y cómo me gustaría que ya estuviera ardiendo!..» (BLPH)

En todo lo que nuestro señor hizo estuvo presente su pasión, no solo en los días de la semana mayor, al enseñar, al sanar, incluso al reprender a sus adversarios, fue evidente ese apasionado fuego que brotaba de su corazón, y que motivó mayor que la salvación de las almas, y esto es el reflejo del amor apasionado del padre: porque de tal manera amó dios al mundo que ha dado a su hijo para que nadie se pierda

2. Era el contacto inmediato con el señor Jesús Cristo que hizo que sus corazones ardan mientras que viajaron a Emaús. El ardor de la cristiandad, su vida y su entusiasmo, sus esfuerzos incontables, sus convicciones se arraigan, no en cualquier credo, pero en la presencia inmediata de un Cristo vivo. Aun nuestra aceptación de la obra Salvadora de Jesús, solo de esa manera aprendemos:

Anuncios

1. Que él murió para que seamos perdonados, y que hay perdón para nuestro peor pecado en esta misma hora.

2. Que para cada batalla tendremos equipo nuevo, y para cada tentación la fuerza necesaria, y nada será demasiado difícil de intentar, y nada será demasiado doloroso de llevar si el consuelo procede de la convicción de los dos que van a Emaús, «¿no ardía nuestro corazón en nosotros cuando nos hablaba en el camino».

3. La clave del secreto. En la primera aparición de Jesús a sus discípulos, incluyendo los dos de Emaús, encontramos una sorprendente revelación, leamos Lucas 24:36-45.

Al verlo estaban, aterrorizados y asombrados, turbados, era tal su asombro que ni con la evidencia física de sus manos y pies traspasados podían creer.

Éste es el primer secreto que quema el corazón-nada espectacular, misterioso nuevo o alarmante o revolucionario, el verdadero prodigio se dio cuando Cristo «…les abrió el entendimiento para que comprendiesen las escrituras…», aun los dos que estaban en Emaús lo reconocieron por lo mismo, ellos explican el fuego de sus corazones así: «...y se decían el uno al otro: ¿no ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las escrituras?..» (Lucas 24:32).

Ellos eran judíos, y habían leído profundamente cada libro de la Torá. Cuando eran pequeños niños en sus hogares de la aldea, de rodillas alrededor de su padre en el Sabbat, y habían escuchado las historias de moisés y de David y Daniel con la impaciencia que nuestra propia gente joven exhibe. Habían estudiado a jeremías más atento que cualquiera de nosotros, y habían oído las exposiciones en la sinagoga.

Anuncios

La escritura era un libro familiar a ellos. Él tomó el libro que habían estudiado todas sus vidas. Él dio vuelta a las páginas que sabían tan bien.

Él los condujo por los viejos textos familiares, personalizó el texto y de él brotó tal abundancia del amor, y de él irradió el misterio profético y así iluminó su oscuridad con su luz, cuando el texto cobra esa vida, cuando sientes que se abre tu entendimiento y ese pasaje es para ti entonces, tu corazón de hielo se empieza a entibiar y se derrite y pronto un fuego lo hace arder apasionadamente desbordándote de amor: a dios, a tu prójimo, a ti mismo. Es un toque de gloria que alcanza todo lo que es absolutamente familiar

4. Solo a partir del día de pentecostés, ese fuego se extendió a sus discípulos, simbólicamente se describe sobre ellos lenguas de fuego, que era un eco de nuestro texto, «…¿no ardía un fuego que quemaba el corazón dentro de nosotros?…» a partir de ahí se extendió como fuego en un pastizal, comenzando en libro de los hechos los hombres reconocieron a su hermano en las calles, y el resplandor de esa gloria llegó a los cielos donde hay fiesta por cada alma rescatada.

Ese es el evangelio de Cristo Jesús que lo ha hecho, ¿por qué hay hombres que están trabajando en zonas de guerra a costa de sus vidas para predicarlo? ¿Por qué nuestras hermanas están predicando en el corazón de la india, y están viviendo y están sufriendo en áfrica central? ¿Por qué hombres resueltos están despreciando su propia base de seguridad y aferrándose a todo lo que es puro y todo el que es noble? Pregúnteles y dirán, «Cristo ha muerto por mí y con gusto doy mi vida por él.»

Si nuestro señor está conquistando al mundo, y si su evangelio va a ser un evangelio universal, es porque él ha tocado ese resorte en la vida humana incendiándolos con su pasión. No hay motivo como el amor de Cristo en el mundo. Ése es el secreto del corazón ardiente, y con el corazón ardiente uno puede hacer cualquier cosa.

Conclusión

Dos hombres deprimidos regresaron con el corazón marchito a Emaús, Jesús llegó y prendió fuego en su corazón.

Once hombres temerosos, escondidos y con la esperanza muerta, Jesús llegó y prendió fuego en su corazón.

Ciento veinte orando unánimes, el espíritu santo llegó y prendió fuego en su corazón.

Esta mañana Jesús está aquí y quiere tocar y prender nuestro corazón.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

¿Te has convertido?

Predicas Cristianas.. ¿Convertirse es solamente confesar a Cristo como Señor y Salvador”? ¿Cuándo se convierte una persona?, ¿Cómo se concreta la conversión?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *