Inicio / Predicas cristianas / Señor, tengo tanto para agradecerte

Señor, tengo tanto para agradecerte

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto: Lucas 7:36-50

Introducción:

Estos son días desafiantes, emocionantes, determinantes y acelerados, días de odres nuevos para desechar los viejos, son tiempos de cambios, algo se está moviéndo, y esto si o si produce ciertos miedos, la iglesia cristiana a través de su historia ha tenido diversos miedos, temores también.

1. Siempre lo nuevo produce miedos

Anuncios

Cuando salió la computadora los evangélicos fueron los primeros que dijeron que eso era 666, Satán, al inventarse la radio fueron los primeros en atacarla, cuando los hermanos Wight anunciaron a la iglesia la creación de un avión, los pastores fueron los primeros en oponerse diciendo: Si Dios hubiese querido que el hombre volara le hubiera puesto alas.

Yiye Ávila, un predicador de Puerto Rico, decía que la televisión era la caja del diablo y que había que romper los televisores, en sus campañas la gente los traía de a miles y los rompían de un mazazo, ese mismo predicador hoy tiene cadenas de televisión y a través de su satélite realiza trasmisiones a todo el mundo.

En Argentina, cuando los gobiernos subvencionaban a las escuelas, los colegios cristianos la rechazaron argumentando que el dinero no provenía de Dios y repetían: Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Menos el ECEA, que era una escuela cristiana fabulosa que, hasta el día de hoy, recibe la ayuda económica del gobierno mientras que los otros colegios se cayeron a pedazos.

La religión condenaba a las personas por tener el cabello largo; no permitían las cirugías, los trasplantes; las mujeres no podían usar pantalones; prohibían los jeans porque eran unisex; la psicología es satánica y estudiar también, muchas personas han muerto por no ir al médico ya que les enseñaron que Dios los curaría.

La Fe no es para temor sino para victoria, si antes decías en la iglesia: Yo me quiero, me amo, te decían: ¡No! La carne tiene que morir, eres poca cosa, no vales nada, no servís, no nos enseñaron a amarnos, cuidarnos, ni valorarnos ¿Si no te valoras, quién lo va a hacer?

Camina con la frente en alto, di: Cristo está en mí, y tengo esperanza de gloria, Todo lo puedo en Cristo. Estas preparado para toda buena obra, habilitado para toda tarea.

Cuando Dios le hablo a Abraham le dijo: Te bendeciré y engrandeceré tu nombre, es decir te voy a bendecir y te voy a hacer conocido, famoso, en otras palabras te voy a dar éxito, ¿Qué nos enseñaron en la religión? ¿Éxito? ¡No! Pobre, pero honrado, ¿sabes lo que te enseñaron? Resignación.

Y bueno Dios sabe, Él conoce todas las cosas, estoy esperando en el Señor, porque sus tiempos no son mis tiempos, la Biblia dice: Hoy es tiempo de bendición, éste es el día que hizo el Señor, me gozaré y me alegraré en Él.

Anuncios

Amado, sueña, levántate y recuérdale al diablo que está vencido en la cruz; toma la espada que es la Palabra y arrebata tu sueño, y por favor no lo vendas al mejor postor.

Cuando llegaron los españoles a colonizar estas tierras les dijeron a los indígenas que no podían soñar porque era ambición y pecado, y esa mentira nos relego y nos esclavizo por más de 500 años, una persona con sueños nunca será manipulada por nadie, de lo contrario vivirá por los sueños de otro.

Nos dijeron: No te juntes con los del mundo, la gente tiene prejuicios de los evangélicos porque primero los evangélicos tuvimos prejuicio de la gente, Jesús dijo: Con la misma vara que medís serás medido.

Los cristianos tenemos prejuicios de los no cristianos como si el pecado fuera un virus contagioso; y Dios te puso entre la gente para que tomes autoridad y le prediques.

La luz es para la oscuridad, para que alumbre y lleve una palabra de Fe, vea usted, para que el reino se extienda no puedes ser sectario, tampoco hacer lo que el mundo hace para ganar su confianza, creo que la mejor manera de alcanzar al mundo es con una mente abierta, pero con una vida consagrada y rendida en santidad al Señor, porque de lo contrario en vez de tu ganarlos a ellos, ellos te ganaran a ti.

2. No somos un muro sino una puerta de bendición

Anuncios

Alzad oh puertas vuestras cabezas y entrará el rey de gloria, Jehová es el rey de la gloria. Sácate todos los prejuicios porque tu Padre es dueño de los cielos y la tierra y te dio autoridad: Todo lo que pise la planta de tus pies te lo daré.

Cada movimiento en el Señor te pertenece; donde entras como extranjero mañana serás el dueño, Él te puso como cabeza y no cola, arriba y no abajo.

Relaciónate con todos pero que nadie ministre tu alma y espíritu, la gente no tiene nada para dar a tu mente ni a tu espíritu porque fuiste creado para oír la voz del Señor, puedes estar parado junto a ellos y no para que te trasmitan ideas, sino para ser la puerta por donde el Espíritu Santo pase, sólo tienes que abrirte y dejar que el Señor haga la obra.

Permite que la gente te conozca, muchos tienen prejuicios, no entienden la Fe, pero permite que conozcan tu corazón en donde está el amor del Padre y comunícalo, tal vez te escuchen pero no se entreguen o, quizás alguien que esté cerca, sí entregue su vida al Señor, Jesús estaba predicando: El que viene a mí no le echo afuera, si está trabajado y cansado venga a mí y Yo le haré descansar. Llevad mi yugo porque mi yugo es liviano y mi carga ligera.

Y una prostituta fue tocada por esa palabra, Simón invitó a comer a su casa a Jesús, la prostituta, sin importarle nada, entró, tomó un frasco de perfume, lo rompió, lo echó a sus pies y los acarició, al fariseo le agarraron todas las broncas juntas contra ella y pensó para sí: Este no es profeta, ¡si supiera quién es la que lo toca!

Jesús dijo: Simón, cuando vine no me besaste, ni me pusiste perfume. Y le contó: Había un hombre que debía quinientos mil y otro debía cinco, a ambos se les perdonó la deuda, ¿cuál de los dos es el que más amará?”“El de quinientos mil, respondió. Bien has juzgado, a esta mujer se le perdonó mucho por eso ama mucho.

3. La prostituta liberó tres cosas:

Acerca de Daniel Tomas

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte II

Predicas Cristianas... Es tiempo de cambiar nuestra forma de pensar y comprender que, como cristianos, sufriremos persecución, pero Dios no nos abandonará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *