Inicio / Predicas cristianas / ¿El adulterio en el matrimonio?

¿El adulterio en el matrimonio?

Predicas Cristianas

Más el que comete adulterio es falto de entendimiento; Corrompe su alma el que tal hace. Heridas y vergüenza hallará, y su afrenta nunca será borrada”. Proverbios 6:32-33.

Lo primero que hay que entender en relación al adulterio, es que este se considera un tipo de fornicación, por lo que indica que quien comete adulterio está cayendo en el terreno de la fornicación. El término fornicación es porneia que indica todo acto sexual ilícito delante de Dios aun dentro del matrimonio. (Mateo 15:19. 1ª Corintios 5:1. 1ª Corintios 7:2).

El adulterio como tal se considera una violación y rompimientos de principios, es el acto de transgredir lo original, lo que en un principio Dios constituyo como la unión de dos personas de sexo opuesto y que por ende en dicha relación solo hay lugar para dos (2). Cuando un tercero invade esta relación el tal se considera adúltero, y su acción se denomina adulterio. Por lo tanto toda persona que consiente y deliberadamente en acto de premeditación planificando sus actos para tener relaciones sexuales con terceros se considera un adúltero ante los ojos de Dios, cayendo en el terreno de la fornicación.

El Proverbista dice que el que comete adulterio es falto de entendimiento. El término entendimiento en su original además de ser entendido indica: Ser prudente, sabio, prestar atención, mirar más allá, comprender, ser capaz, actuar sabiamente, considerar, tomar en cuenta, notar, discernir, percibir; entre otros.

Anuncios

El no desarrollar estas virtudes en relación al entendimiento y evitar cometer acto de adulterio atentando en contra de tu hogar o tu relación matrimonial, viene como resultado de no tener sentido de conveniencia.

El sentido de conveniencia es aquello que me hace ver a la luz de la verdad lo que es propio, adecuado, aceptable, beneficioso, útil, favorable, provechoso, productivo, benigno; y sobre todo eso agradable e los ojos de Dios.

Pablo En Romanos presenta el sentido de conveniencia en contraste a lo que conviene.

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;..” Romanos 1:28-32.

Hay que tener un sentido de obstinación, terquedad, intransigencia, testarudez; y ser porfiado o estar segado ante la verdad para no entender que el adulterio atentan en contra de todo el ser integral del hombre, incluyendo tu hogar y tu comunión con Dios.

El proverbista dice que el que comete adulterio trae heridas a su vida, y sus actos traerán consecuencia que en su mayoría nunca serán quitadas. (Proverbios 6:32-33).

Nunca podremos escapar de las consecuencias negativas que vienen por causa de la infidelidad sexual, el proverbista es claro en el asunto.

“Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen, Para que te guarden de la mala mujer, de la blandura de la lengua de la mujer extraña. No codicies su hermosura en tu corazón, ni ella te prenda con sus ojos; Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; y la mujer caza la preciosa alma del varón. ¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan? Andará el hombre sobre brasas sin que sus pies se quemen? así es el que se llega a la mujer de su prójimo; no quedará impune ninguno que la tocare Proverbio 6:23-29.

Anuncios

Además de esto el acto de adulterio es considerado como una traición acto que es aborrecido por Dios, el cual la persona que está envuelto en este pecado no será confiable para Dios en relación al Reino. (Gálatas. 5:16-21).

La fornicación en relación al adulterio en su mayoría es cometido en acto de premeditación y alevosía, (Job 24:15) acto considerado ante Dios como prevaricación, y jamás Dios puede confiar los recursos del Reino a quien en forma descarada comete tal acción encontrar de su prójimo. El mandamiento dice:

  • No codiciarás la mujer de tu prójimo” (Éxodo 20.17; Deuteronomio 5.21).
  • No cometerás adulterio” (Éxodo 20.14, Deuteronomio 5.18).

La deslealtad es aborrecida por Dios, y el que comete adulterio en acto de premeditación, alevosía, traición, y engaño es desleal perdiendo ante Dios toda su confianza, y aprobación en el desarrollo del propósito eterno. Como puede Dios confiar los valores y recursos de su reino a quien no ha sabido ser leal con la mujer de su pacto, y con su prójimo.

Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. 14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. 16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.” Malaquías 2:13-16.

La lealtad va más allá que la integridad, se puede ser íntegro en algunas áreas y no ser leal, como siendo leal se vive en integridad. La lealtad es cuando se logra vivir en integridad total, completa, absoluta. La lealtad es integridad integral.

La pregunta es ¿Se puede alcanzar el nivel de lealtad? La respuesta es sí, sino Dios no hiciera demandas del asunto. El dejo Plasmado como mandamiento la lealtad.

Anuncios

“…Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales” (Malaquías 2:13.16)

La fornicación en relación al adulterio nos lleva a cometer acto de profanación, detracción, y sacrilegio en contra del cuerpo de Cristo y del templo del Espíritu santo, actos que son ante los ojos de Dios abominación.

Todas las cosas me son lícitas (me son permitidas), mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna. 13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo… 15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios 1ª Corintios 6:12-20.

Profanación: Uso irrespetuoso en forma deliberante y premeditada en acto de alevosía en estado de conciencia, de cosas, objetos, incluso, personas, a las cuales se considera sagradas. Es también el darle mal uso a los bienes recibidos de Dios en actos viles y vergonzosos.

Sacrilegio: Es el acto de no sentir respeto por lo sagrado. De no tener sentido de responsabilidad, de honra por aquello que está destinado y apartado para el uso santo.

Detracción: En lo secular y normal, consiste básicamente en el descuento que efectúa el comprador o usuario de un bien que tiene a la venta.

En el sentido teológico detracción es el acto de restar el sentido de santidad a lo que por natural es santo, teniendo en lo interno poco respeto por las cosas sagradas. Es cuando se entra en un estado de mente donde lo inmoral me parece común y normal, donde lo normal y lo hermoso es deformado hasta ser depravado, anormal y feo.

Estos tres grandes pecados cometidos en contra del Espíritu de Dios y del Cuerpo de Cristo por causa del adulterio, nos llevan a caer en un terreno de abominación ante Dios siendo desechados por El para su propósito eterno.

Acerca de José N. Briceño Aldana

Ver también

Predicas Cristianas.. La tarea de apacentar ovejas

La tarea de apacentar ovejas

Predicas Cristianas.. En esta predica el apóstol comparte algunas indicaciones sobre cómo debe realizarse la tarea pastoral, y como no debe realizarse...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *