Inicio / Reflexiones Cristianas / Mujer ¿eres humilde o insegura?

Mujer ¿eres humilde o insegura?

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Texto Biblico:  2 Timoteo 1:7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Es muy fácil confundir la humildad con inseguridad, la razón es que los comportamientos en ambas cosas pueden ser muy similares, sin embargo, no podrían ser más opuestas. Veamos las definiciones.

La humildad, es la virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones Y debilidades y el obrar de acuerdo con este conocimiento.

Mientras que la inseguridad, se puede definir como la dificultad para escoger entre diferentes opciones para conseguir un objetivo determinado, así como, la duda constante ante si lo que hemos hecho o dicho, ya seamos nosotros mismos u otras personas, es acertado o no.

Anuncios

¿Porque se confunden? Porque ambas cosas podrían provocar que el individuo actúe de una manera un tanto sumisa, tímida, sin afán de sobresalir. Como mujeres, por naturaleza somos indecisas. No sabemos qué color de zapatos escoger, ¿será que este corte de cabello va conmigo? ¿Donde iremos a comer? Etc.

Es muy difícil en este tiempo para cualquier persona tener certeza en lo que se hace. En especial las mujeres pues están sujetas a un molde al que “deben” encajar. No quiero enfocarme en un grupo extenso o múltiples grupos porque hay muchos. Simplemente quiero hablarte a ti mujer cristiana, que vives en este tiempo, y que estás leyendo esto el día de hoy.

Me considero bendecida, de haber crecido en un hogar con muchas reglas y disciplina, es algo que fue muy importante para mi crecimiento y formación. No siempre fue fácil, pero valió la pena. Pasé muchas privaciones y ahora que soy adulta, que puedo tomar mis propias decisiones, que es cojo el camino seguir, me he dado cuenta que algunas de esas prohibiciones y privaciones no eran más que tradiciones anticuadas y a veces anti bíblicas. Me considero afortunada de no haber padecido las privaciones extremistas de otras niñas como yo, deja y te cuento.

Esta joven a quien llamaremos María era mi vecina. A diario nos juntábamos a las 5:30 P.M. para ir y recoger el agua potable en cántaros para nuestra familia. María dejó de asistir a la escuela a muy temprana edad, ella no terminó el tercer grado.

Su padre, un hombre muy machista no creía que las mujeres deberían asistir a la escuela y mucho menos ser profesionales. Este hombre creía que las mujeres pertenecen en la casa y en la cocina, son para servir, son para ser objeto y nada más.

Casi siempre yo le preguntaba a María, “María, ¿que quieres ser cuando seas grande?”, para mí esa pregunta era un tema de conversación pues mi padre siempre me preguntaba lo mismo casi todos los días.

La respuesta de María siempre era la misma; una risa nerviosa, seguida por un “¡Yo no se!”, luego de un silencio cambiábamos de tema, pero casi siempre era yo hablando y ella afirmando o negando algo; – “Si, No, ¡aja! Yo también, etc…”

Anuncios

Al principio de nuestra amistad, María y yo parecía que teníamos mucho de que hablar. Pero mientras pasaban los años, María y yo ya no sabíamos de que tema conversar. El punto era que el mundo de María había sido reducido a tareas del hogar, a mirar hacia el piso tímidamente, con una inseguridad enorme en los ojos que no podía ocultar.

Pasaron los años ya yo era una adolescente, había salido a estudiar a la capital de mi país. Un día volví al pueblo muy emocionada, quería ver a mis familiares y amigos que hacía mucho tiempo dejé de ver. Cuando pregunte por María, un silencio se apoderó del cuarto, una voz rompió el silencio, y me contó la triste historia de María.

Aparentemente, yo había sido la única amiga de María, la única que se interesaba por conversar, por preguntarle acerca de ella, etc. Nadie más se acercaba a María con otro objetivo más que usar sus servicios como ama de casa.

María había estado sujeta a tantos abusos físicos y emocionales por parte de su padre machista, que esta había perdido toda habilidad de tomar decisiones propias, por más sencillas que parecieran. Se dio a conocer que María estaba seriamente traumatizada por tanto abuso, que esto le causó la pérdida de toda comunicación verbal, y cuando alguien se le acercaba, María comenzaba a temblar de miedo y su familia decidió recluirla en su casa.

Podemos pensar que la historia de María es una muy triste, pero a la vez muy extrema y que en nuestro tiempo ya eso no ocurre. ¡ERROR! Si ocurre, y ocurre más de lo que nos imaginamos, constantemente el mundo, el sistema eclesiástico, las tradiciones nos están diciendo quienes debemos ser, cómo debemos actuar, y lo que no podemos hacer.

Esto nos “arrincona” en una esquina, ponemos bajo llave lo que Dios nos ha dado, y sin darnos cuenta, el sistema nos ha robado la voz. Recuerda filtrar todo lo que se dice por el filtro de la palabra. (1 Juan 4:1-6) y si algo no encaja, Dios te dará el respaldo. No se trata de revelarte contra la autoridad, se trata de sumergirte en su palabra, para que recibas en tu corazón, el discernimiento de Dios en cada situación.

Anuncios

 Estudia tu vida, tus motivaciones, tus acciones y date cuenta que no es lo mismo ser humilde que ser insegura.  ¡Sal ya! de ese lugar oscuro, Dios te creó como un diamante, para ser visto y admirado por todos.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Reflexiones Cristianas

Acerca de Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición,

Ver también

Predicas Cristianas - Conocer el amor de Dios

Lo más importante es el amor

Reflexiones Cristianas.. El verdadero amor que está arraigado dentro de una persona, es el cimiento fundamental para vivir, no importa los sacrificios que..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *