Inicio / Reflexiones Cristianas / Nuestra herencia eterna

Nuestra herencia eterna

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Texto BiblicoColosenses 3:24  “sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

Introducción

En el libro de Efesios 1:10-12 nos encontramos una de las hermosas promesas que Dios le concede a sus hijos que fueron llamados para salvación y vida eterna junto a Él.  Una herencia otorgada a los creyentes en Cristo que tomaron la decisión de arrepentirse de sus pecados y reconocer que Jesús es el Salvador para con gozo hacer Su voluntad y cumplir con Su propósito de estar con Dios ante su presencia en el cielo.  Esta es nuestra esperanza, una esperanza viva (Filipenses 3:20).

El cristiano una vez que Dios le da la potestad de ser hecho hijo de Dios (Juan 1:12), tiene en su corazón el propósito de seguir a Cristo para regresar con Él en cualquier momento. Así como nos convertimos en soldados de Jesús, discípulos y siervos suyos, también nos convertimos en embajadores del evangelio, en ciudadanos extranjeros en este mundo, en peregrinos que nos acercamos cada día más a nuestra patria celestial, a nuestra morada eterna (Hebreos 11:13-16).

Anuncios

Nuestra meta

Nuestra meta es alcanzar el premio del supremo llamamiento de Dios (Filipenses 3:14). En este mundo actual donde predomina el pecado, el progreso, amor al dinero y a la comodidad, el enfoque del cristiano es y debe ser tener la mira en lo eterno, en que el infierno y el cielo es real y que sin santidad nadie verá al Señor (Hebreos 12:14).

No nos desviemos de nuestra senda. Recordemos que nuestro verdadero hogar está en el cielo. Lo que hagamos aquí en la tierra debe tener como prioridad que lo hacemos para el Señor. Nuestra misión principal es proclamar el evangelio de Jesús a toda criatura. Dar testimonio de Cristo, usar la armadura de Dios cada día y, sobre todo, estar cada vez más cerca de Dios en oración y meditación de Su Palabra.  Todo lo vivimos en este mundo hacerlo para el Señor no para los hombres (Colosenses 3:23) y porque lo vivimos en la fe del Hijo de Dios (Gálatas 2:20).

Cuando estemos conscientes de que nuestra visión debe estar en el cielo, donde será un cielo nuevo y una tierra nueva, nuestra perspectiva de la vida en la tierra cambiará radicalmente y todas nuestras acciones, decisiones y actitudes tendrán un enfoque totalmente eterno, porque nuestra herencia es incorruptible reservada en los cielos (1 Pedro 1:3-49).

Nuestra esperanza

Nuestra esperanza está en la vida eterna y algún día resucitaremos de entre los muertos (Juan 11:25).  El creyente debe ver su vida reflejada como la vida de Jesús aquí en la tierra. Fuimos llamados para un propósito, de proclamar a Jesucristo a toda criatura. Pasaremos por muchos ataques tanto espirituales como de parte de personas para callarnos y hacernos desistir de nuestro propósito, pero llegará el día en que nos reuniremos con el único Dios verdadero (Juan 14:19).

Hagamos tesoros en el cielo, no aquí en la tierra donde la polilla y el orín corrompen (Mateo 6:19-21). Porque donde está nuestro tesoro allí también está nuestro corazón. El que venciere heredará todas las cosas que Dios nos ha prometido (Apocalipsis 21:1-8).

Vendrá el día en que el creyente que ha sido redimido y justificado, como hijo de Dios será transformado semejante a Él, y podremos ver a Cristo en toda su gloria y esplendor (1 Juan 3:2-3).  Dios nos está preparando para ese momento glorioso. Por lo que debemos estar atentos y permitir que el Espíritu de Dios nos guíe por la senda que nos llevará a nuestra morada eterna. Un lugar que está siendo preparado para nosotros.

Jesús prometió a sus discípulos antes de ir a la cruz, que Él iría a preparar un lugar para vosotros (Juan 14:2-3), una maravillosa promesa llena de esperanza y consuelo. Esa misma promesa también es para los hijos de Dios hoy en día en el mundo actual. Jesús nos prepara una morada en la casa de nuestro Padre celestial. Recibiremos muy pronto nuestra herencia y recompensas, sabiendo que nuestro trabajo en el Señor no es en vano (1 Corintios 15:58).

Anuncios

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Reflexiones Cristianas

Acerca de Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición,

Ver también

Devocionales Cristianos - ¿Te has perdido? Pregunta a Jesús cómo llegar…

¿Te has perdido? Pregunta a Jesús cómo llegar…

Devocionales Cristianos - ¿Quién no se ha perdido alguna vez? Sobre todo intentando llegar a algún lugar desconocido, en ocasiones hemos terminado desorientados y perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *