Jesús dormía

Reflexiones Cristianas

Reflexión Cristiana de Hoy: Jesús dormía

Reflexiones Cristianas Texto Biblico: Lucas 8:22–26

INTRODUCCIÓN

En numerosas ocasiones Jesús subió a la barca con sus discípulos para trasladarse de una orilla a otra del gran lago de Tiberíades o mar de Galilea, para ir a pescar e incluso para predicar desde la barca. Porque siempre iban con Él, iban de pueblo en pueblo, predicando, anunciando el Reino de Dios.

Navegar en este mundo hostil, junto con Jesús, en ocasiones se presenta complicado y amenazante. Y es justo para estos momentos en los que nuestra confianza es puesta a prueba.

Lucas nos presenta un episodio dramático en que los apóstoles navegaban, como muchas veces lo habían hecho. Eran expertos en ese oficio, varios eran pescadores y conocían de sobra aquellas aguas. Ellos eran capaces de sortear cualquier dificultad, confiaban en sus habilidades y en su experiencia.

Sin embargo, Lucas nos narra cómo aquella vez, sus habilidades y sobre todo su confianza en Cristo fueron puestas a prueba.

¿Jesús dormía?

Con todas esas horas trabajando en la predicación de la buena noticia, Jesús seguramente iba agotado. Pero principalmente tenía pensada una lección para sus discípulos. Él quería que aprendieran algo nuevo, y esa lección fue también para nosotros. Es para los cristianos que queremos ser Sus discípulos hoy en el siglo 21.

Jesús se durmió en la barca, pero de pronto comenzó una tormenta de viento que levantaba unas olas enormes que ensañaban contra la barca que se sacudía y empezaba a inundarse. Los discípulos navegaban con dificultad luchando contra las olas.

Acerca Hilda Hernández

Hilda Hernández
Soy la esposa del pastor. Amante de mi Dios y Salvador Jesucristo y la palabra de Dios. Me gusta redactar y compartir mensajes cristianos y reflexiones cristianas. Es mi oración que mis redacciones le sirva de bendicion.

También Revise

La violencia

La violencia

Devocionales Cristianos - Si vemos la historia del ser humano, la violencia ha estado siempre presente en sus pensamientos y actos. De hecho, algunos justifican esto al

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *