Una herencia de Dios y una responsabilidad

Reflexiones Cristianas

Reflexión Cristiana de Hoy: Una herencia de Dios y una responsabilidad

Reflexiones Cristianas Texto Biblico: Salmo 127:3

INTRODUCCIÓN

Los hijos son para los padres un regalo de Dios, una bendición, es parte de la herencia que el Señor nos da. Pero con este gran regalo, Dios nos asigna también una gran responsabilidad. Hemos de enseñarles lo más importante, el sentido de la vida que es amar a Dios.

Hemos de enseñarles con nuestra vida y nuestra palabra el camino del bien que permite alcanzar la felicidad en esta vida y en el cielo. Algunos niños son buenos escuchando los consejos de sus padres. Pero todos son excelentes imitando los ejemplos que ven.

Por eso, los hijos son una bendición que conlleva una gran responsabilidad. De nuestra corrección, y principalmente de nuestros ejemplos, dependerá en gran medida su amor a Dios y en última instancia, su salvación eterna.

Una herencia una gran bendición

Convertirse en padre o madre es una de las aspiraciones naturales más grandes y sublimes de todo ser humano. Está inscrito en nuestra naturaleza, pues Dios ha querido que sea esa la manera de perpetuarnos, de existir más allá de nuestra limitación temporal.

Un bebé alegra el hogar. Ciertamente al inicio es muy dependiente, y puede llegar a ser una tarea muy ardua atenderlo de día y de noche. Pero basta una sonrisa, sus primeras palabras, sus primeros pasos o cada logro, hacen sentir que los esfuerzos por ellos valen la pena.

Los trabajos que nos cuestan ayudarlos a convertirse en adultos independientes nos parecen pocos y fáciles, cuando poco a poco los vemos crecer y conseguir ciertas metas.

Acerca Hilda Hernández

Hilda Hernández
Soy la esposa del pastor. Amante de mi Dios y Salvador Jesucristo y la palabra de Dios. Me gusta redactar y compartir mensajes cristianos y reflexiones cristianas. Es mi oración que mis redacciones le sirva de bendicion.

También Revise

Devocionales Cristianos - El silencio

El silencio

Devocionales Cristianos - Hay muchas personas que tienen por costumbre hablar sin pensar, sin refrenar su lengua aunque diga mentiras. Pero el silencio en..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *