La amistad verdadera

Reflexiones Cristianas

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15, 13) ¿Quién es mi verdadero amigo?

En lo personal, encuentro el evangelio del apóstol Juan como el más poético de los cuatro evangelios.

Poco antes de ser entregado, Jesús se reúne con sus apóstoles, les encomienda continuar en la obra de su padre, testificando e imponiendo el espíritu santo a todo aquel que se arrepintiera y creyera en él y cumpliendo fielmente el mandamiento de amarse unos a otros.

En este contexto, nuestro salvador expresa a sus discípulos una de las frases más profundas expresadas por él: “Vosotros sois mis amigos…” (Juan 15:14).

Cuán fácilmente solemos considerar amigo a alguien, es algo que siempre deberíamos ponernos a reflexionar. Alguien que comparte un par de horas con nosotros y que después desaparece bien podría ser solo un conocido, o alguien con quien tenemos entretenidas charlas y cosas en común, bien podría ser un colega, compañero de estudios o socio, pero un amigo…

Cuando era más joven solía pensar que mis padres (al igual que mis hermanos y otros familiares de buen corazón) eran malos conmigo, por no complacer mis deseos. No confiaba en ellos. Prefería pasarla mejor con aquellos que decían ser mis leales “amigos”.

Siendo desobediente y rebelde, defraudaba y preocupaba a papá y mamá. Pero, ellos siempre estaban ahí, todavía perdonándome, dándome la oportunidad de comenzar otra vez, exhortándome y confiando en mí. Puede ser que no sea el único que pensó y actuó así en la vida… no obstante con el tiempo, esos pensamientos y actitudes infantiles se han alejado de mi ser.

Ahora puedo ver que un amor tan puro y sincero como el de una madre y de un padre, solo hay uno, y es de lejos una señal genuina de entrega de vida y amor por uno. ¡He aquí mis amigos!

Y es tan grande el amor de nuestro padre celestial, que puede bendecir nuestra vida con más amigos.

Muchos de ellos por ejemplo, están en nuestra comunidad, orando a nuestro lado, escudriñando la palabra con nosotros, brindando sus dones al señor.

Pero es verdad también que muchas ovejas del rebaño del nuestro padre están aún dispersas; y no es de extrañar que a veces, reconozcamos en la calle o en el trabajo, personas con un gran corazón, con una alegría inigualable en el rostro, con palabras sabias en sus labios y sobre todo, creyentes de la palabra de nuestro padre celestial (pese a no asistir a ninguna iglesia). ¿Cómo no pensar que estas personas, de ser genuinas en su actitud, podrían llegar a ser también hermanos y amistades nuestras?

Ahora bien, surge una pregunta bastante justa ¿Cómo somos nosotros como amigos? Porque en el amor de Jesucristo, primero buscamos amar y dar antes que esperar recibir. Y esa podría ser de cierta forma, una respuesta certera a la falta de amigos en nuestro entorno.

Porque seguir el ejemplo el amor sacrificado de nuestro señor Jesucristo el camino seguro para desarrollar cualidades de un buen amigo.

Si guardamos su mandamiento divino de amor recíproco, podemos llegar a ser convertirnos en grandes amigos, y encontrar también grandes amigos, para la alegría de nuestras almas.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Reflexiones Cristianas

Acerca Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

También Revise

La violencia

La violencia

Devocionales Cristianos - Si vemos la historia del ser humano, la violencia ha estado siempre presente en sus pensamientos y actos. De hecho, algunos justifican esto al

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *