Él nos busca

Reflexiones Cristianas

“…Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré…”  Ezequiel 34:11

Sé que es muy común hoy en día escuchar a personas a las cuales se les predica el evangelio, el decir: -aún no soy cristiano, pero me encuentro en la búsqueda. Es una frase habitual entre las personas.

Al oír esto de las personas, da la apariencia de que existen personas alrededor del mundo que han emprendido una búsqueda de Dios. Y que, basado en el hecho de que aún no son cristianos, al parecer no han podido hallarlo todavía. Esto crea la intención de que Dios se está escondiendo de quienes lo están buscando.

La palabra de Dios nos muestra un panorama muy distinto, no es Dios quien se esconde. En el Huerto del Edén, cuando pecaron Adán y Eva, desobedeciendo el mandato de Dios.

Pregunto yo: -¿Quién fue que se escondió? Dios o el Hombre, qué dicen Las Escrituras: “…y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios” (Génesis 3:8b).

Más bien, Dios fue en la búsqueda de ellos: “Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?” (Génesis 3:9).

La Palabra de Dios nos deja la enseñanza clarísima de que Dios está en búsqueda del hombre: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10).

Dios no está huyendo de nosotros, él no se está escondiendo como un fugitivo. Nosotros somos los fugitivos que día a día nos estamos escondiendo de su presencia. Nosotros somos los que voluntariamente nos rehusamos a ir hacia él.

La Santa Palabra dice sobre esto: “Huye el impío sin que nadie lo persiga;…” (Proverbios 28:1ª). Esto evidencia la inclinación natural del hombre pecador, es decir el de buscar esconderse siempre de Dios.

Entonces, basándonos en esta inclinación natural del hombre, ¿qué hacemos? Puesto que alguien dirá: -Si mi naturaleza me lleva a esconderme de Dios y a huir de él, ¿qué puedo hacer yo?

Bueno si llegaste a esta pregunta, doy gracias a Dios que ha comenzado a obrar en ti. Ahora, ya que tú envuelto en tu pecado por naturaleza huyes de Dios, mira esta promesa que se levanta en alto mostrando la inmedible gracia que fluye del gran amor de Dios: “…He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré.”

¡Qué gran noticia! Realmente lo es. Depón tu rebelión, y déjate encontrar por Dios, él te está buscando en este momento, él te ha reconocido y te hará suyo. Por más fondo que hayas tocado en el lodo del pecado, su gracia allí te buscará, te limpiará y te dará vestiduras nuevas, ¡sí! Él te hará suyo…

© John Henry. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca de John Henry

Ver también

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Setenta veces siete

Reflexiones Cristianas, el mensaje de Cristo es radical y para almas valientes que son capaces de amar al prójimo y de perdonar. el perdón nos permite ..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *