La injusticia

Reflexiones Cristianas

“Si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello; porque sobre el alto vigila otro más alto, y uno más alto está sobre ellos”. Eclesiastés 5:8-9

Hay días que  pasamos por situaciones que nos desaniman, y vivimos en un plan de quejas y des-motivaciones que conllevan al desespero y pensamos que ya no hay solución.

Suponiendo que el principal campo de injusticias es en nuestro sitio de trabajo, un jefe déspota que sufre de altivez y mira por debajo de sus hombros a sus avasallados trabajadores, (algunas personas se enferman de poder cuando tienen una buena estabilidad económica), con  inseguridad elaboramos todas las actividades en nuestra jornada laboral predispuestos a que se nos llame la atención y en su defecto el día no se termina sin que oigamos la canción: amenazas de despido, críticas, amonestaciones injustificadas, y descuento salarial.

Llegamos a nuestras casas cabizbajos, cansados e ingeniando cómo hacer para rendir la quincena recortada injustamente en víveres, arrendamiento (si es el caso), servicios públicos, colegios, impuestos, pasajes, y la lista va creciendo cada día un poco más y es así cuando muchas personas se llenan de amargura y toman la justicia por sus propias manos, haciendo malas caras, dando malas respuestas, transmitiendo su odio y rencor por doquier, y por si fuera poco hay quienes dan por hecho todo lo que se les pase por la mente cuando los malos tratos son reincidentes, y son capaces de arremeter en contra del jefe o gobernante promotor de su desequilibrio emocional .

En 1 Pedro 2:11-18 vemos como se nos exhorta a someternos a toda autoridad humana por temor y obediencia a Dios.

La situación política y económica de mi país es apremiante, y hoy es un día crucial para todos (atención, mi intención no es hablar de política, pues sólo me rijo de lo que está escrito en la palabra de Dios), si en tu país se tiene que tomar una decisión como hoy en mi país, te pido en el nombre de Jesús que no tomes la justicia por tus manos, ve ejerce tu derecho al voto, y regresa a tu casa con tu familia a orar, marca la diferencia, no te involucres en disturbios así sea grande tu resentimiento, mira que inocentes pagan por imitar las actitudes de los adultos. Manifiesta tu FE y CONFIANZA en DIOS, te invito a leer  las palabras de Jesús a sus discípulos cuando lo vieron después de su resurrección.

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto id y haced discípulos a todas las naciones  bautizándolos en el nombre del  Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, Amén”, Mateo 28:18-20.

Relájate, entiendo perfectamente que todos tenemos un límite, pero te diré algo: la AUTORIDAD y EL  PODER son de CRISTO y de nadie más, es verdad; cuando estamos en esas situaciones pensamos que hicimos algo mal, que Dios no nos oye, que estamos solos, pues Dios es soberano y obra como Él quiere, pero a veces queremos que las cosas se nos den a nuestro tiempo; todo tiene un propósito, Dios no está ajeno a tu situación, a veces mediante esas circunstancias él pretende enseñarnos algo, y no comprendemos, ya que tenemos en nuestras mentes el deseo de vengarnos y descargar todo lo que sentimos.

Si tomas la justicia por tus propias manos con las acciones que describí anteriormente ofenderás a Dios, y es probable que cuando quieras orar, debido a ese odio y amargura tus oraciones no sean escuchadas, despójate de eso y confía en Dios, El  hará justicia .

“Porque Jehová es nuestro Juez, Jehová es nuestro legislador,  Jehová es nuestro Rey, el mismo nos salvará “ Isaías 33:22

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados” Mateo 5:6

© Mia Cuadrado. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca Mia Vargas de Cuadrado

También Revise

Sermones Cristianos - Andando como hijos de luz

¡Ve y haz tú lo mismo!

Reflexiones Cristianas, el amor no puede tener fronteras ni límites porque todos somos hijos de un mismo Padre. Para Dios todos somos iguales, somos sus ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *