Un liderazgo genuino

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

Libro de Nehemías

Liderar es ponerse en los hombros una responsabilidad por el bien personal y el de nuestro prójimo.

Cada vez que pienso en el liderazgo cristiano, aparte del ejemplo inconmensurable de nuestro Señor Jesucristo y sus apóstoles, pienso también en Nehemías.

Él fue el que decidió aceptar la tremenda responsabilidad de reconstruir a una Jerusalén en ruinas. Es esta la historia que él mismo narra en su libro, y de ella puedo reconocer puntos importantes, claves para la reflexión del espíritu.

Nehemías tuvo sensibilidad ante el problema, necesidad y situación negativa que atravesaba su gente y su tierra. Esta sensibilidad comenzó por reconocer el error de su pueblo, al cual el se sumó sin excusas ni condiciones. Su sensibilidad de líder lo orientó a buscar a Dios, acercándose a él a través de su arrepentimiento, intercesión, petición y alabanza, presentes en sus oraciones. Sintiéndose escuchado por Dios, entonces, reconoció con mucho tacto que lo más sabio era dejar su trabajo natural para asumir el trabajo mayor de reconstruir la ciudad de Jerusalén.

Nehemías asumió la responsabilidad de reconstruir su ciudad porque él pertenecía a ella. Él se reconocía como parte del pueblo de Jerusalén, por ello asumía como una responsabilidad vital y espiritual el hecho de levantar de las ruinas aquella ciudad en la que en otros tiempos vivian, moraban, trabajaban y congregaba el pueblo de Dios.

Este siervo supo tener carácter de líder para poder planear, comunicar, inspirar, motivar, congregar, organizar, delegar, proteger, dar ejemplo, registrar los sucesos y dejar todo esto en la voluntad de Dios. Como líder, supo forjar estas virtudes que determinan y distinguen a un líder de un seguidor. Creyó en que podía ir al mando de semejante empresa, y tal fe la deposito en Dios, quien forjó su espíritu y el del pueblo de Jerusalén, haciendo posible la reconstrucción de la ciudad y sus murallas.

Nehemías además supo hacer frente a los que le injuriaban, trataban de hacerle caer o buscaban desalentar a sus colaboradores. Nunca dejó que tales distracciones lo detuvieran de su labor y más bien redobló esfuerzos para continuar con el trabajo, además de guarnecerse de espadas ante la aparición paulatina de enemigos, lo cual garantizó que el trabajo continuara hasta su fin y al mismo tiempo, que cada uno de sus seguidores esté protegido de los peligros que iban apareciendo a medida que la obra iba avanzando.

El liderazgo de Nehemías es un ejemplo impecable de saber vivir la vida, tanto en el plano natural como en el espiritual. Esta gracia de estar vivos siempre nos está planteando retos, los cuales apelan a nuestras virtudes, y todas ellas -cuántas sean y cuáles sean- son nuestras armas espirituales para liderar en la batalla.

Ser capaces de hacer frente a tales retos es saborear la vida, entendiendo que siempre nos toparemos con situaciones en las que debemos liderar y que tendremos personas a quien inspirar al seguimiento en pro de un fin determinado; y sobre todo, reconociendo en humildad que, aunque seamos los que dirigimos, siempre habrá un ser divino máximo sobre nosotros, el cual nos orientará y nos dará las virtudes espirituales, emocionales y naturales para salir triunfantes en los desafíos de la vida.

© Favio Sz Jaramillo. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca Favio Sz Jaramillo

También Revise

Sermones Cristianos - Andando como hijos de luz

¡Ve y haz tú lo mismo!

Reflexiones Cristianas, el amor no puede tener fronteras ni límites porque todos somos hijos de un mismo Padre. Para Dios todos somos iguales, somos sus ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *