Inicio / Reflexiones Cristianas / Dar, por amor

Dar, por amor

Devocionales Cristianos – Mensajes Cristianos

“…En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir…” Hechos 20:35

No hay día que pase por nuestras vidas en el que no tengamos la oportunidad de dar un poco de lo que nosotros tenemos. Dar no se trata de la cantidad de lo que podemos ofrecer, sino de la intención de ayudar y la actitud de predicar el amor de Jesús, que permea nuestras acciones.

Dar es una acción que puede ser representada de muchas maneras diferentes cada día: puede ser, como más comúnmente lo pensamos, de manera económica, pero también puede ser a manera de ayuda. Ver a alguien con un problema, simpatizar con esa persona, ofrecerle el tiempo para escucharlo y sentarnos simplemente a estar ahí, con esa persona; eso es dar.

¿Cuántas veces presenciamos a alguien cargando un gran problema por sí mismo? ¿Cuántas veces nuestra posición social, nuestros conocimientos, nuestra experiencia en ciertas cosas y todo lo que nosotros somos ha podido ser de ayuda para otras personas? ¿Por qué dejamos que a veces la envidia nos ciegue y nos aparte del camino de la ayuda?

Anuncios

Es muy importante darnos cuenta y valorar todo lo que tenemos para darnos cuenta de que todo lo que tenemos, es también todo lo que le podemos ofrecer al prójimo.

Dar es una de las enseñanzas más importantes que nos dejó Jesús y de las que mayor repercusión tienen en la construcción del mundo que nos pide Dios que construyamos: uno de amor, de fe, de ayuda al prójimo, sin envidias, sin mentiras y siguiendo la palabra del Señor.

También tenemos que tener en cuenta que dar no significa ofrecerle al prójimo lo que nos sobra únicamente. Se trata de hacer pequeños sacrificios para ayudar a los demás, de dejar de lado algunas comodidades de las que podemos prescindir en ciertos momentos para dar a los demás un momento de apoyo. Dar se hace sin esperar nada a cambio, pero cuando se hace también se construye un mundo mejor que repercute en nuestra manera de estar por la vida.

Hay algo muy placentero en la acción de ofrecerles a los demás un poco de lo nuestro y es que, cuando se hace con amor, ese amor se multiplica, se engrandece y lo podemos sentir cerca de nosotros. Podemos sentir las enseñanzas de Jesús en nuestras acciones, el amor de Dios en nuestros pasos, en nuestras vidas, cuando damos un poquito de nosotros a los demás.

Todos tenemos algo que dar. Todos tenemos la posibilidad de sacrificar un poco de nuestro tiempo, de nuestro dinero, de nuestro trabajo, de nuestras posiciones materiales y de muchas otras cosas simples, para ayudar un poco a alguien que necesita más eso que damos.

No esperemos a que las situaciones de la vida nos ofrezcan la oportunidad de dar. Darle al prójimo un poco de nuestras vidas puede ser algo qué hacer por iniciativa propia, en cualquier momento. Si sentimos el impulso de ofrecerle a alguien más un poco de la belleza que tiene nuestras vidas, hagámoslo, sin esperar nada a cambio y dejándonos abrazar por el amor de Dios.

© Hector Patron. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca de HectorPatron

Ver también

Devocionales Cristianos - La palabra y sus efectos

La palabra y sus efectos

Reflexiones Cristianas - ¿Nos hemos puesto a pensar qué sucedería si las personas no tuviéramos la capacidad de hablar? Imagino un mundo en que la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *