El amor verdadero por Dios

Devocionales Cristianos – Mensajes Cristianos

“…En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica. Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo…” 1 Corintios 8:1-2

Cada día son muchas más las cosas, materiales, emocionales y simbólicas, que nos hacen creer que conocemos la felicidad, la dicha y la plenitud. Muchas veces, las cosas que idolatramos son cosas muy banales y son cosas que, por sobre todas las cosas, nos hacen olvidaros del amor: del amor de Dios y del amor a nuestros prójimos.

Estamos inmersos en una sociedad de consumo, donde tener un mejor carro, una mejor casa, un mejor celular o un mejor trabajo es más importante que amar más a nuestros cercanos, amar lo que hacemos, amar la vida, amar nuestra fe y amar a Dios. Creemos que conocemos mucho sobre nuestro mundo pero sobreponemos el conocimiento y la tecnología por sobre el amor.

Nada de malo tiene el conocimiento, si él se usa con amor a Dios y amor a los prójimos. Simplemente no podemos dejar que las cosas que hacemos día con día, que las cosas para las que creemos que trabajamos, porque las deseamos con ira –las cosas materiales–, se conviertan en el centro de nuestros quehaceres o las misiones de nuestras vidas.

Anuncios

Estamos aquí para amar, no para consumir. Estamos aquí para conocer, sí, pero para usar ese conocimiento para construir un mundo de amor, de fe y lleno de las enseñanzas de Jesús.

El verdadero conocimiento, el que prevalece el amor del Señor, sólo está con Él. Nosotros tenemos la oportunidad diaria de evolucionar, de ser mejores personas, de conocer un poco más sobre el milagro de la vida, de ser racionales, pero también tenemos la responsabilidad, así como la posibilidad milagrosa, de amar. Amar a nuestros iguales, amar a nuestras familias, amar a nuestras profesiones, amar a nuestros estudios, amar a nuestra iglesia y amar la fe.

No sabemos nada ni conocemos nada verdaderamente si no podemos ver la vida con ojos de fe y de amor. No podemos estar verdaderamente conectados con el Reino de los Cielos y con Dios, si no predicamos su palabra y las acciones que Él espera de nosotros.

Nosotros sabemos bien qué cosas están bien y qué cosas están mal ante el juicio divino. También sabemos que somos humanos y que tenemos la imperfección más grande: el pecado. Amar la vida es el resultado de un constante entrenamiento al que nos sometemos cada día. A cada hora, a cada minuto, debemos de intentar amar todo lo que nos sucede, hasta que por fin lo logremos.

Hay ocasiones en las que amar la vida no es cosa fácil, pues estaremos pasando por momentos difíciles. Sin embargo, en esos momentos debemos de recordar que el amor de Dios hacia nosotros es infinito y que Él es el poseedor del conocimiento eterno; debemos de recordar que cuando nosotros lo sintamos necesario, podemos acudir al regazo de su amor para volver a construir nuestra fe y sacar adelante nuestras vidas.

Todos los días podemos tomar la decisión de vivir un día más idolatrando las cosas materiales y las cosas sin importancia que nos dan una falsa felicidad y un falso placer, o comenzar a ver la vida con ojos de amor y de fe, para estar más cerca de Dios y, por consecuencia, más felices.

© Hector Patron. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca de HectorPatron

Ver también

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Setenta veces siete

Reflexiones Cristianas, el mensaje de Cristo es radical y para almas valientes que son capaces de amar al prójimo y de perdonar. el perdón nos permite ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *