Inicio / Reflexiones Cristianas / El matrimonio, un asunto de dos más uno

El matrimonio, un asunto de dos más uno

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Génesis 2:24

Así pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular”. Efesios 2:19-20

Lectura Ilustrativa y Reflexiva

Ya hacía tiempo que Lorena y Andrés no platicaban como solían hacerlo durante sus primeros años de casados, la rutina y la falta de comunicación habían fracturado los valores que respaldaban su matrimonio, hasta que un día Andrés tomó sus cosas dejando a Lorena y a sus dos niños pequeños sin vuelta atrás.

Anuncios

Con mucha angustia y desánimo Lorena lloraba suplicando a Dios en las noches que restaurara su familia: “Yo sé que eres real, te pido perdón por tanta distancia y porque no te he dado el lugar que mereces en mi vida, conozco tu poder, sé que todo lo puedes, por eso acudo a ti, te ruego que restaures mi familia, por favor trae a Andrés de vuelta a casa y cámbianos a ambos, he intentado muchas cosas para captar su atención y nada funcionó, mientras estaba aquí sentía que estaba casada sola, yo no quiero separarme de Él , lo amo y no quiero a ningún otro, una vez mi mamá me leyó tu palabra y nunca se me olvidó un verso que decía, “lo que Dios unió que no lo separe el hombre”. Ayúdame, por mis hijos te lo ruego, restaura mi matrimonio, quiero un hogar digno para mis hijos, sé tú nuestro fundamento”.

Al poco tiempo Lorena llegó a los pies de Cristo, junto a su esposo Andrés que al día siguiente de la oración de Lorena había regresado a su hogar pidiendo perdón, ambos se perdonaron y hablaron lo que nunca habían hablado.

Aprendieron a dedicarse tiempo, a amarse y a respetarse como está escrito en la biblia, y lo más importante de todo es que juntos comprendieron que el matrimonio era un asunto de dos más uno, porque ambos aprendieron vivir como uno solo con el fundamento de sus vidas “Cristo”.

Para ti mujer virtuosa

Seguramente te has identificado con esta historia, en algún momento de nuestras vidas hemos sentido el deseo exacerbado de escapar o de gritar desahogando todo lo que no podemos decir, queremos sentirnos amadas y que nuestros maridos escuchen todo lo que les queremos decir cuando nos han ofendido, pero hay algo que tengo que decirte, lamentablemente todas las veces que las mujeres fracasamos han sido por no guardar silencio y por actuar impulsivamente.

Lee este pasaje, ora y pide a Dios que tome el control de tu vida:

Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres al observar vuestra conducta casta y respetuosa”… 1 Pedro 3:1

Anuncios

Es momento de hacer todo a la manera de Cristo, hagas lo que hagas si no te encomiendas a Dios vas a fracasar.

Mira cómo se describe en la biblia a los hombres y mujeres de estos tiempos:

Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios”. 2 Timoteo 3:2-4.

Lo que te quiero acotar estimada hermana es que sin Cristo somos nada, sin Él no hay amor verdadero ni unidad porque Él lo es todo.

Según los versículos del encabezado una pareja al casarse deja todo para ser uno solo, y lo más importante de todo es que no debemos olvidar quien es el fundamento de nuestras vidas, la base de todo matrimonio debe ser Cristo.

En vez de divulgar tus problemas, llorar, quejarte, discutir, y hacerle reproches a tu esposo, entrégate a Cristo para que Él cambie el curso de sus vidas.

Anuncios

Si quieres que alguien te escuche no dudes en buscar a Dios en oración:

«Al Señor esperé pacientemente, y Él se inclinó a mí y oyó mi clamor«. (Salmo 40:1)

Sé paciente, no te dejes guiar por tus impulsos, antes de actuar ora con fervor, ten la certeza de que Dios te escuchará, pon en evidencia los frutos de arrepentimiento.

Deja a un lado tu orgullo y actúa mansamente como imitadora Cristo, escudriña las escrituras , ¿si tuvieras a Cristo cara a cara actuarias como todos los días?

No importa cuán grave haya sido la ofensa, no seas de tropiezo para la obra de Dios y guarda silencio, otórgale a Cristo el lugar que merece en tu vida, él obrará.

El matrimonio es asunto de dos y crece como un árbol frondoso cuando Cristo es el fundamento.

Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. Proverbios 3:5-6

© Mia Cuadrado. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Acerca de Mia Vargas de Cuadrado

Ver también

Reflexiones Cristianas.. Es tiempo de evangelizar

Es tiempo de evangelizar

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas... No todos los creyentes serán misioneros, pero todos deberán de evangelizar las almas, también todos deben..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *