Cuando más lo necesité

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

Cuando no conocemos a Jesucristo, también desconocemos muchas de las cosas que él hace a favor de los humildes y desamparados, sobre todo en criaturas tan inocentes como son los niños.

Me contaba mi primo Vladimir que una niña tenía unos padres que siempre estaban peleando y se amenazaban de muerte mutuamente.

Ella creció presenciando a cada momento múltiples discusiones, y en ocasiones, ¿por qué no? Hasta golpes propinados por el padre a la madre.

Un día, cuando se esperaba que la niña dormía, los padres se involucraron en una pelea tan diabólica, que el padre golpeó salvajemente a su esposa hasta matarla; pero creyó que sólo estaba inconsciente.

Cuando se percató que la había matado realmente, se puso tan mal que se suicidó, quedando ambos tendidos en la sala de la casa.

Los hechos fueron verdaderamente trágicos; pero más aún cuando se supo que la niña, que se esperaba que estuviera durmiendo, lo había observado todo, agazapada en un rincón de la casa desde donde no pudo ser vista por los padres.

Lo que en aquel momento no pudieron entender los vecinos que descubrieron horas más tarde el triste incidente, es que la niña, quien debió encontrarse aterrada y traumatizada fue hallada muy seria; pero serena y asombrosamente consolada.

En fin, una de las vecinas, que era miembro de una iglesia evangélica, decidió hacerse cargo de la niña que a los efectos, quedaba huérfana y desamparada por la pérdida de sus padres.

El primer domingo, después del terrible suceso, la niña asistió a la iglesia con la señora que la protegía. La joven que se ocupa de llevar a los niños a un local donde juegan y se les habla del Señor, mientras los adultos están en el servicio, la tomó de la mano al tiempo que la protectora le decía: -Esta niña no conoce al Señor, te ruego que comiences por el principio para que ella entienda. La pobre, ha sido testigo de un desenlace desgarrador.

La joven comenzó a trabajar con los niños como de costumbre cada domingo; pero a la hora de hablarle del Señor, lo hizo como si todos vinieran por primera vez, considerando que tenía a alguien muy especial en la reunión.

Comenzó diciéndoles: -Hoy quiero hablarles de una persona muy dulce y buena. La mejor de todas las que conocemos. ¿Saben ustedes quién es? –El resto de los niños corearon: “JESUCRISTO” y continuó ella: -Él nos dice que en todo momento estará con nosotros y cuando nos encontremos desamparado que no tengamos miedo ni perdamos el ánimo. Por el contrario, que le busquemos como amparo y socorro, porque él es Dios y nuestro consuelo. Ahora, permítanme leerles este versículo: “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.” Deuteronomio 31:6.

La joven les hizo a los niños un retrato hablado de Jesucristo, hablándoles de sus promesas y de su amor por los niños, y cuando hubo terminado, la niña levantó la mano en señal de que quería decir algo, y ella le dijo: -adelante.

La niña se puso de pie y con una limpia, transparente y sana sonrisa, dijo: -Cuando yo vi. a mis padres que morían, quise morir con ellos también; pero la voz de esa persona dulce y buena, me hablaba muy bajito a mis oídos, diciéndome todo esto que usted ha dicho ahora y fue tan grande su consuelo que me tranquilizó y no permitió que cometiera una locura. Yo soy un testigo de que no nos desampara, porque vino a mí, cuando más lo necesité.

Después de aquello, todos supieron por qué la niña había aparecido ante una escena tan difícil, asombrosamente serena y consolada.

Amigo, Jesucristo no desampara a los que a él vienen. Si usted necesita un consuelo, búscalo que le llenará ese espacio que nunca nadie ha podido llenar.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Predicas Biblicas.. Reflexiones Cristianas

Setenta veces siete

Reflexiones Cristianas, el mensaje de Cristo es radical y para almas valientes que son capaces de amar al prójimo y de perdonar. el perdón nos permite ..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *