Inicio / Reflexiones Cristianas / ¿Cuál es su grupo?

¿Cuál es su grupo?

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

Después de lo ocurrido el martes, 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, la opinión del mundo se ha dividido en muchas partes: unos opinan que se deben cazar los responsables de tan horrible crimen como si fueran lobos salvajes sacándolos de su madriguera al precio que fuese.

Otros que la venganza no arregla las cosas y mucho menos le traerá la vida a los inocentes que cayeron víctimas de la crueldad; sino que por el contrario, traería otra ola de muerte en la que también inocentes pagarían.

Otros que se debe actuar severamente; pero nunca antes que el presidente de este país se reúna con su séquito y después de analizar la situación hasta la saciedad y se llegue a una conclusión con cordura. Otros que se debe ir a una guerra y atacar de inmediato a los culpables incluyendo los que indirectamente han sido cómplices y protectores. Y muchas otras opiniones más.

Sin embargo; en cuanto a Dios en este asunto, sólo hay dos posiciones: los que creen y confían, y los que creen y no confían. Sin incluír en esto a los que no creen, porque si no creen para qué vamos a hacer ningún análisis de ellos, si les falta lo principal, que es creer.

Anuncios

Empezaremos por los que creen en Dios; pero se han sentido decepcionados con lo ocurrido y se preguntan que por qué Dios permite algo así; cuando Él, milagrosamente, podía impedirlo.

Por otra parte, seguramente en los aviones vendrían pasajeros que eran verdaderos cristianos, como también en las torres y en el edificio del Pentágono los habría y el Dios todo amor y piedad, no tuvo misericordia de ellos. Eso sin contar que pudieron morir niños que aún no han tenido tiempo de pecar. Pero además, aunque haya pecado, no dice Él, que si me arrepentí, ya he sido perdonado.

Este grupo cree, sabe que existe un Dios, porque habla de él; pero evidentemente no deposita toda su confianza en Dios y cambia los papeles juzgándolo, en vez de pensar que va a ser juzgado.

Para este grupo que cree y no confía puedo decirle que, efectivamente, Dios permitió que esto sucediera porque no se mueve nada sobre la tierra que no lo haya permitido él. Pero se ha preguntado alguna vez, al menos uno de este grupo, por qué cuando tú estabas pecando, Dios te lo permitía, y si en alguna ocasión hiciste algo que hoy te resulte despreciable, cómo Dios dejó que sucediera.

Es muy fácil incriminar a Dios diciendo por qué esto y por qué lo otro sin mirar nuestros errores. ¿A caso Dios no permitió que Caín matara a su hermano Abel?. ¿No fue esto una monstruosidad de Caín?. Y Nerón persiguió y mató cristianos y terminó siendo muy sospechoso de haber incendiado gran parte de Roma. Muchas grandes cosas han venido sobre la humanidad a través de la historia y naturalmente, Dios las ha permitido. Ahora bien, no significa esto que Dios esté de acuerdo y que no sufra por lo acontecido.

Dios no quiere que estas cosas pasen y sufre mucho más que nosotros con ellas, porque ama mucho más que nosotros. Aún más que los propios familiares de las víctimas, aunque te cueste trabajo creerlo porque no confías, no lo dudes. Y sabemos que el dolor de los que perdieron desde familiares cercanos hasta amigos, es grande.

No lo ignoro; pero confío que el de Dios es mayor. Si las cosas suceden, no es porque Dios quiera; sino porque Él hizo al hombre -no para forzarlo con su poder infinito, que sí pudiera hacerlo muy bien- para que ande en obediencia y ame y se deje amar.

Anuncios

Lamentablemente hay seres que no tienen escrúpulos y aprovechan esta libertad que nos da Dios para hacer lo peor. El apóstol Pablo dijo: “Todo me es lícito hacer; mas no todo me conviene“. (1 Corintios 10:23)

Mi querido amigo, siéntese bendecido, que usted, aunque de pronto no ha confiado; pero no está al lado de estos siniestros que perpetraron esa barbaridad -tengan el Dios que ellos quieran decir que tienen- porque lo cierto es que, justicia habrá.

En el grupo que cree y confía, también hay dolor y deseo de justicia. Pero existe un refrigerio y es precisamente esta confianza que ponemos en manos de Dios. Hemos aprendido que la venganza no es un arma nuestra, sino que pertenece a Dios. Que la justicia perfecta la ejerce él y con toda seguridad que la pondrá en práctica en el momento preciso.

El gobierno de esta gran nación tiene una gran responsabilidad en sus manos y está moralmente obligado a dar una respuesta y no muy lejos. Tiene que mantener su función del líder del mundo que le proporciona a sus ciudadanos: libertad, justicia y tranquilidad. El presidente no ha dado un paso sin consultar con Dios, se ha sometido y nos ha pedido que nos sometamos y Dios permitirá que Estados Unidos salga adelante.

Si usted es uno de los que cree; pero este impacto ha sido tan grande que le ha hecho dudar, reflexione, que Dios no nos abandonará.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Mensajes Cristianos - Pasa que esta abierto

¡Pasa que esta abierto!

Mensajes Cristianos - Una de las cosas que era imposible y prohibida para el pueblo del Señor en la antigüedad era entrar en la habitación de Dios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *