Inicio / Reflexiones Cristianas / No eres débil, eres fuerte

No eres débil, eres fuerte

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

Una fábula cuenta que un perro, un lobo y un zorro se vieron incapaces de cazar cierta presa, por lo que no les quedó otra alternativa que recurrir a la colaboración del león. Éste aceptó cordialmente e inmediatamente comenzaron la cacería.

Con la ayuda del león no fue difícil capturar la presa; pero cuando llegó la hora de la repartición, el propio rey de la selva se encargó de hacerla y dividiéndola en cuatro partes iguales dijo: -Esta primera parte es la que legalmente me pertenece –el perro, el lobo y el zorro sonrieron esperando cada uno la suya, mientras el león continuaba: -Esta segunda parte también es para mí, porque fui yo quien lo cazó.

Esta última decisión del león no le agradó nada a los demás; pero el Zorro, que es muy astuto, pensó que era mejor algo que nada, e hipócritamente concluyó: -Claro, creo que él se merece dos de las cuatro partes porque trabajó más que nosotros.

El león tomó una tercera parte y dijo: -Y esta otra es para mí, porque soy el león –la sonrisa del zorro se apagó, el perro mostró sus colmillos en un claro desafío de duelo por la defensa de lo que estimaba fuera de ellos; pero el lobo lo detuvo y agregó: -Ciertamente nosotros somos mucho más pequeños que el león, pienso que una parte sería suficiente para los tres.

Anuncios

-¡No vaya tan aprisa señor lobo! –tronó el león –esta cuarta parte será para el que tenga el valor de quitármela –el perro en vano lo intentó. De un manotazo el león lo mató. Mientras tanto, el lobo y el zorro huyeron despavoridos; y cuando estuvieron lejos y fuera de peligro, ambos convinieron en lo siguiente: -¡Qué ingrata nos ha resultado la compañía del león! Queda claro que no siempre la alianza con el más fuerte, es la mejor decisión.

Efectivamente amado lector, el lobo y el zorro se ocuparon de hacer la moraleja del cuento. Muchas veces, sin analizar las consecuencias a las que estamos sujetos, nos lanzamos en función de una empresa, sólo porque lo hacemos con el más fuerte o el más inteligente. Nos liberamos de nuestras responsabilidades para descansar en otro a quien consideramos más atinado, y en el peor de los casos, por creernos débiles e incapaces de realizarla.

La colaboración entre los hombres es buena; pero la desconfianza en sí mismo es extremadamente nociva, porque Dios es absolutamente fuerte y si le buscamos, en Cristo, le encontramos. No hay razón para preocuparnos, si en algún momento nos sentimos débiles, en Jesucristo somos fuertes.

Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12:9.

¿De qué le vale al hombre entregar a otro, lo que Dios dio a él? Lo que le sirvió al perro, al lobo y al zorro ponerse en manos del león. Ellos tres pudieron capturar la presa, sin la ayuda del otro tan poderoso, si hubieran puesto en práctica sus habilidades exclusivas, ésas que Dios permitió que trajeran al mundo, para que nada les faltase.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Mensajes Cristianos - Pasa que esta abierto

¡Pasa que esta abierto!

Mensajes Cristianos - Una de las cosas que era imposible y prohibida para el pueblo del Señor en la antigüedad era entrar en la habitación de Dios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *