Inicio / Reflexiones Cristianas / Primero se coge a un mentiroso que a un cojo

Primero se coge a un mentiroso que a un cojo

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

Cuando decimos que una mentira repetida muchas veces se llega a creer como una verdad, no deja de ser esto una realidad, lo que no podemos decir es que se convierte en una verdad.

La mentira nunca llega a ser verdad, porque si bien es cierto que llega a creerse, también es cierto el viejo refrán que dice: Por muy lejos que ande la mentira, siempre la verdad la alcanza.

Efectivamente, la verdad es algo que siempre sale a la luz, y generalmente cuando más falta hace, para poner las cosas en su lugar.

Los mentirosos llegan a decir sus mentiras con tanta naturalidad, que terminan creyéndoselas ellos mismos, es ahí donde radica su error al no poder conjugar la mentira con la verdad por no recordar cuál es una y cuál es la otra. De esta manera entran en una contradicción que pone al descubierto que están diciendo mentira.

Anuncios

Otras veces; elementos insignificantes que no forman parte de meollo del asunto, se les escapan al engañador, y finalmente dan al traste para que se descubra la realidad de los hechos.

Así ocurrió en una ocasión en mi pueblo cuando unos prestidigitadores tenían una tienda de campaña armada; desde afuera el anunciador decía en alta voz: -Pasen señores, pasen a ver a Fátima la mujer sin cuerpo-. Cobrando veinticinco centavos por entrar y el público aglomerándose dentro de la pequeña tienda para ver en qué consistía el truco fueron cosas simultáneas.

Cuando la tienda estaba completamente llena, corrieron el telón para dejar ver a Fátima: era una cabeza real de mujer sobre un florero, de manera que no se podía percibir cuerpo alguno, sino la cabeza, como una flor, sobre dicho florero y que respondía todas las preguntas que le hacía su interlocutor; pero como todos éramos personas bien equilibradas, disfrutábamos el espectáculo sin más reparo y sin poder descifrar esta ilusión óptica.

Lo que no calcularon estos ilusionistas, era que todos no estábamos completamente cuerdos, porque entre nosotros se encontraba Monguito, un joven con muchas limitaciones mentales, quien se enamoró de la cabeza de Fátima y al menor descuido del presentador, tomó el florero con sus manos y salió corriendo, creyendo que también llevaba la cabeza de la mujer. Cuando Fátima se quedó sin florero, el truco se descubrió y los prestidigitadores no tuvieron otra opción, que recoger su tienda e irse a otro pueblo.

Como ven amigos, primero se coge a un mentiroso, que a Monguito, que escapó de allí a todo tren, con el florero en una mano y Fátima en su imaginación. En estos días, grandes mentirosos se encuentran en todas partes, y el mayor de ellos anda como león rugiente buscando a quién devorar. Pero la hora de ser descubiertos y atrapados se acerca, porque el desenmascarador de ellos viene pronto, el mismo que dice: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al padre, sino por míJuan 14:6. Mientras tanto, mantengámonos vigilante para no ser devorados antes que Él llegue.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Bosquejos Biblicos - Que significa tener fe

Respuesta personal a la fe

Reflexiones Cristianas, la fe en Cristo nos obliga a tomar una postura. Los demonios también creen en Dios y le temen, nuestra fe nos exige una ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *