Inicio / Reflexiones Cristianas / El mejor regalo que puedas recibir

El mejor regalo que puedas recibir

Devocionales Cristianos

Qué bueno hablar de regalos ¡cierto!, más en esta época en donde el tema de dar y recibir es tan común.

Pero ¿qué regalo puede superar una casa o un carro? O ¿algo que usted ha soñado y se le ha realizado?, ¿considera que si podría existir un regalo más valioso que lo que ya recibió o espera recibir aún?

En realidad existe el regalo más valioso y preciado que alguien puede darle a otro, más si ese otro aún no conoce que este regalo puede ser abierto por el corazón dispuesto de una persona que está necesitada de otra expectativa de vida; que su valor es más preciado que la joya más valiosa, y que le puede salvar su existencia.

¡Si! Este regalo es Jesús, quien ya no es un niño, que si nació en un pesebre y que siendo Dios se hizo semejante a nosotros los seres humanos tomando forma de siervo Filipenses 2:7 para darle salvación a nuestras almas.

Anuncios

Jesús mismo nos dice en Mateo 16:26 que no hay más valioso, aun en este mundo sino nuestra alma, que el alma no tiene valor en el oro, o los dólares o euros; el valor del alma está en el sacrificio de Jesús en la cruz.

Pero, ¿qué se debe hacer para recibir este regalo?

Realmente nosotros solo debemos recibirlo, en Juan 1:12 dice que el que lo recibe y cree en Él será llamado hijo de Dios

Ahora, nosotros que ya lo recibimos y que hemos creído en el tenemos muchos privilegios los cuales voy a mencionar a continuación:

Privilegio de ser llamados hijos de Dios: Como así es decir que ¿Los que no reciben a Jesús en su vida no son hijos de Dios? Exacto, para ser llamados hijos de Dios Juan 1:12 y pertenecer a su familia debemos aceptar el regalo de la salvación, ya que el sacrificio en la cruz es la muestra de amor de Dios a la humanidad, ya que era su hijo unigénito quien pago la culpa de nuestra maldad.

El privilegio de ser herederos del reino de Dios: Al recibir a Jesús en nuestra vida hemos aceptado ser parte del reino de nuestro padre Dios (Romanos 8:17).

Privilegio de ser real sacerdocio y nación santa: Desde que recibimos a Jesús como nuestro regalo especial somos lo que dice en 1 Pedro 2:9; además somos linaje escogido para llevar a muchos de esas tinieblas en las que estábamos a la Luz admirable que es Jesús (Juan 8:12).

Anuncios

Privilegio de la vida eterna: En Juan 3:16 habla del inmenso amor de Dios, y que por el sacrificio de Jesús tenemos la vida eterna, lo que debemos hacer es aceptar este eterno regalo.

Estos son algunos de las cosas añadidas a ese regalo que es Jesús, pero con ello también tendremos algunas responsabilidades como hijos de Dios que ahora somos, y a continuación nombrare tres de las más importantes.

Ya no somos parte de las ideas de este mundo: Esta es la realidad, nosotros hacemos vivimos en este mundo pero no somos de Él , es la manera que Jesús lo dijo puesto que oro así a Dios nuestro Padre (Juan 17:15).

Somos llamados a anunciar la buena noticia: La buena noticia es el regalo de la salvación, Jesús lo dejo como un mandato en lo que conocemos como la gran comisión en Mateo 28:18-20.

Debemos obedecer la palabra de Dios: Si hacemos parte de una familia, y aun con mayor razón la gran familia de Dios, debemos obedecer lo que nuestro padre Dios nos dice en Juan 14:23, dice que si le amamos obedeceremos su palabra, Dios nos amara y haremos morada con Él . ¡Maravilloso!

Estos tres requisitos son pocos a todo lo que Jesús vivió en la cruz, pero recordemos que en ella nos dio victoria, y en esa cruz nos dio el mayor regalo que cualquiera puede recibir, ser llamados hijos de Dios.

Anuncios

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Devocionales Cristianos

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Bosquejos para Predicar - Hablame Señor y hazme entender

Hablame Señor y hazme entender tus dichos

Reflexiones Cristianas.. Danos la sabiduría necesaria para discernir los tiempo y entender que no somos nosotros sino tu Santo Espíritu el que obrara en la vida de cada ser humano que quiera rendirse a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *