Oración en tiempo de prueba

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

Buenos días hermanos y hermanas aquí les comparto con amor y fe la bendición de consejos y dirección recibidos en este día maravilloso.

Pido oración para todos los que están sufriendo enfermedad en el mundo entero, que nuestro Señor y Salvador Jesús, utilice los medios para restituir la salud de todos.

Proverbios 3:1 –  Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos;

Hermanos pongamos en práctica, el amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, haciéndolo con justicia, amor, paz y fe. Y entonces los mandamientos y la ley de nuestro Dios estarán en nosotros y vivirá en nosotros. Seremos hijos de Jehová Dios y coherederos con Jesús del reino venidero.

Salmos 6:8-9Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad; Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro. 9 Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración.

Hermanos cuando somos hijos de Jehová Dios, Él nos da Su armadura para luchar y salir vencedores sobre la maldad.

Él es nuestro Padre Celestial y está atento a todo lo que nos hace falta, sustentándonos de todo en el tiempo propicio a cada uno de sus hijos.

Hermanos y hermanas las pruebas que pasamos son para avanzar más en justicia, amor, paz y fe. Por la inmensidad de su misericordia y amor Él nos sustenta de todo lo que nos hace falta. Dándonos a su único hijo Jesús, para que Él nos perdone y de una nueva vida.

Alabemos Su nombre. Bendiciones para todos. Amén.

© Ministerio: Bendición Diaria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

También Revise

¿Cuál sabiduría posees?.. Mensajes Cristianos

¿Cuál sabiduría posees?

Mensajes Cristianos.. Santiago nos habla en la palabra de dos clases de sabiduría: La sabiduría del Espíritu de Dios, la que proviene de lo alto, y la otra que...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *