Inicio / Mensajes Cristianos / ¿Qué hay en tu corazón?

¿Qué hay en tu corazón?

Mensajes Cristianos… Predicas Cristianas

“…Y llamando de nuevo a la multitud, les decía: Escuchadme todos y entended: “no hay nada fuera del hombre que al entrar en él pueda contaminarlo; sino que lo que sale de adentro del hombre es lo que contamina al hombre…» Marcos 7:14-15

INTRODUCCIÓN:

En el Antiguo Testamento hay dos palabras que a menudo se usan para designar el corazón y son las palabras Leb y Lebab.

Si usted busca en cualquier diccionario bíblico, la palabra corazón, va a encontrar que esta palabra encierra la totalidad o la esencia de todas las cosas o actividades del hombre. Es el centro del hombre de la personalidad del hombre y algunas veces representa, no solo la parte física, sino también su carácter, su personalidad, su voluntad y su mente.

Anuncios

Claro que saber esto es importante, pero más importante es: ¿Cómo esta tu corazón o que es lo que hay en él? Y no me estoy refiriendo al órgano o si tienes arteriosclerosis.

DESARROLLO:

Dice la Palabra en el capítulo 7 de Marcos, que los Escribas y los fariseos criticaban que los discípulos del Señor comían con las manos sucias y Él les contestó con la escritura pero antes de eso les dijo hipócritas y luego les habló de cómo no es lo que entra en el hombre lo que contamina sino lo que sale de su boca hombre y luego en el capítulo 7:20-23 aclaró: «…Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. 21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre…»

Hermano, yo no sé si ya te diste cuenta que son trece maldades las que salen del corazón del hombre y trece es número de rebeldía. Ahora yo me pregunto ¿Cómo llegaron esas cosas al corazón del hombre? ¿En que momento? ¿Será que alguien las puso allí?

En Génesis 8:21, “...Y el Señor percibió el aroma agradable, y dijo el Señor para sí: Nunca más volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud; nunca más volveré a destruir todo ser viviente como lo he hecho…”

Fijémonos bien dice que la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud. Encontramos el origen del problema: Desde la juventud y entonces ¿cuándo empieza la juventud?

Entendemos que es el momento de entrar a la adolescencia y entonces como que ya nos explicamos como aquel niñito precioso empezó a comportarse rebelde, le gustaba salir con sus padres y de pronto ya no quiere nada con ellos, empieza a adquirir malos hábitos, su carácter se pone difícil, etc.

Anuncios

¿Cuándo sucede que los hijos empiezan a juzgar a sus padres y se empiezan a considerar superiores a ellos y oímos expresiones como: -Hay mamá tu ya estás anticuada, eres del tiempo de don Porfirio. No sabes nada, estas obsoleta. Cuando entran a la juventud.

Ahora entiendo más porque los judíos, al llegar sus hijos a los trece años cuando se inicia la adolescencia, les celebran fiesta y les imparten identidad y bendición a sus muchachos. Seguramente lo hacen para desautorizar todo lo que han recibido durante su niñez y que al llegar a la juventud puede afectar su vida. Es como si al llegar a esa edad se activaran las cosas malas que hemos heredado.

La pregunta que usted se estará haciendo es ¿Qué hacemos pastor? La respuesta es sencilla, primero debemos estar claros que es lo que hay en nuestro corazón, como podrás darte cuenta al hacerte un examen, no todas las cosas que Cristo menciona en Marcos están en nuestro corazón, porque si así fuera la cosa sería seria, pero debe haber algo: ¿Malos pensamientos? ¿murmuración? ¿envidia? ¿Calumnia? ¿Orgullo? ¿Insensatez?

Bueno que sé yo lo que hay en tu corazón, pero Dios y tu lo saben o si no lo sabes dile al Señor que te lo muestre y entrégaselo.

Bendito nuestro Dios que para esto hay un buen antídoto: Cristo y la palabra. Por la palabra podemos levantar manos santas ante Dios. Por la palabra podemos tener un corazón puro.

El salmista decía: Salmo 73:26 “…Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre…”

Anuncios

Así como del corazón del hombre pueden salir todas estas cosas que hemos mencionado y que son las que lo contaminan, también podemos llenar nuestro corazón de cosas buenas para sustituir lo malo que hay en él.

En Proverbios 27:19 dice: “…Como el agua refleja el rostro, el corazón del hombre refleja al hombre…” Si en tu corazón hay gozo, tu semblante será gozoso, si en tu corazón hay paz, serás un hombre apacible, si en tu corazón hay bondad, serás un hombres bondadoso.

Salmo 86:11 “…Enséñame, oh Señor, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre…”

Hoy es un buen día para que busquemos dentro de nuestro corazón que es lo que hay.

Nuestra oración hoy debe ser como la oración de David: Salmo 141:4 “…No dejes que mi corazón se incline a nada malo, para practicar obras impías con los hombres que hacen iniquidad, y no me dejes comer de sus manjares…”

Amén.

© Pastor Carlos David Gutiérrez Vásquez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Bosquejos para predicar - El joven y sus pasiones

Jovenes Cristianos – Dudas y excusas

Mensajes Cristianos - Dios te llama a dar testimonio delante de tus compañeros, ahí en tu curso o en tu trabajo. Te llama a desafiar a los tibios y apartados. A corregir ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *