Inicio / Predicas cristianas / Edificados en Cristo, firmes en la fe

Edificados en Cristo, firmes en la fe

Predicas Cristianas

Introducción

El significado de este mensaje está en relación con las raíces y el fundamento en Cristo en un tiempo como el que vivimos. Tiempos llenos de incertidumbres y cambios, en los que es necesario tener un fundamento claro y sólido en Cristo para mantener una vida construida sobre la fe.

Todo se presenta como relativo cuando alguien tiene pensamiento débil en Cristo. Es por eso que admite cualquier postura con tal de evitar confrontaciones, o acepta todo tipo de afirmaciones aunque se contradigan porque la persona carece de principios sólidos.

Es decir que un pensamiento débil en Cristo es el de aquel cristiano que admite posiciones que no comparte, o acepta lo que le dicen aunque se contradiga con sus convicciones. Esto sucede porque la persona no tiene principios sólidos, bien asimilados, y tampoco confía en que el Señor tiene una legítima autoridad para gobernarle.

Vemos que el problema es doble. Por un lado desea ser incluido como un buen cristiano, y por otro, la falta de fundamento sólido le impide razonar con un mínimo de fe. Esto le hace incapaz de asumir y de defender alguna postura firme en Cristo, no existiendo el compromiso de defender la fe.

Anuncios

Frente a esta posición, no se admite una verdad para todos sino verdades personalizadas que no tienen nada que ver entre sí y generalmente se contradicen aunque se disfracen con la imagen de la tolerancia.

Leamos la Palabra de Dios

Colosenses 2:6-10 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad”.

La libertad en Cristo consiste en la decisión personal de alcanzar el propósito que el Señor ha establecido para su vida. Pero para que la decisión sea correcta debe fundarse en la verdad. Es decir que hay libertad dentro de un marco, y es este el que marca la garantía de la elección. Pero hay algo más, es imprescindible amar la decisión, amar la verdad, y sobre todo, amar el propósito en Dios por alcanzar.

Buscando la verdad

Quien busca la verdad no debe buscarla en sus propias seguridades sino en la única verdad manifestada en la Palabra de Dios. Y es esto lo que representa un avance en alcanzar la verdad. Aunque muchos profesores universitarios digan estar absolutamente seguros que la verdad es relativa, debemos saber que el verdadero peligro está en quien cree tener la razón y poseer la verdad.

Y un cristiano puede ser tolerante, pero sin que esto lo lleve a errores doctrinales. Pues por encima de la tolerancia debe tomarse la verdad de Cristo como fundamento. De manera que debemos respetar a toda persona pero teniendo claros los errores en los que se encuentre sumergida, y de igual manera se escuchan los puntos de vista de los demás, sus opiniones y el modo de aplicarlas en sus decisiones. Pero tratando de llevarlo al lugar más cercano a la verdad, por lo que debemos evitar la ambigüedad en las posiciones.

Los cristianos no creamos la verdad

Los cristianos no creamos la verdad, sino que la aceptamos y la hacemos valer. Con el esfuerzo la descubrimos, luego nos llena y nos permite salir de las tinieblas del pecado sin ninguna discusión intelectual. Y comprobamos que cuando la verdad y el amor a Dios se muestran, se vuelven comunes, sin ser herencia de unos pocos sino una tierra de conquista para todos aquellos que la buscan, y no hay accesos ni rutas exclusivas para unos pocos, ni privilegios ni monopolios, pues para llegar a la verdad hay un solo camino, Jesucristo.

Hoy el Señor nos exhorta a que edifiquemos nuestro proyecto de vida sobre la Roca para que no se nos caiga, ya que aunque seamos hombres o mujeres de Dios, vivimos una época que nos lleva por caminos de vientos que muchas veces se convierten en tempestades.

Anuncios

El Señor está viviendo nuestras vidas dentro de nosotros

El Señor está viviendo nuestras vidas dentro de nosotros, la de cada uno de nosotros en particular porque Él es quien nos creó. Aunque muchos creyentes piensan que una vez han creído en Jesucristo ya no tienen que esforzarse para mantenerse en el Camino, y se olvidan de construir sus vidas en la verdad de la Palabra de Dios, y claro, las vidas se desmoronan hasta el cimiento que es Cristo si guardan la fe, pero sufren la pérdida de lo que habían construido mal, “así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípuloLucas 14:33.

La prevención es la clave para evitar muchas enfermedades, y en lo espiritual, la garantía de una vida de bendición es la edificación en Cristo. La fe en Él y en Su Palabra, es la que produce la medicina que es el amor de Dios.

Y el problema que la medicina encuentra cuando se halla frente a una enfermedad es equivalente a la que encontramos en el hombre que no conoce a Cristo. Una persona que ha heredado un corazón egoísta, muerto espiritualmente, y enfermo de pecado, del que no brota el amor de Dios.

Donde “el amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará 1 Corintios 13:4-8.

Acerca de Ricardo Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas - La importancia de la perseverancia

Ser perseverantes

Predicaciones Cristianas... El hombre debe perseverar fielmente en lo que el Señor le pide día tras día con todas sus fuerzas y aunque parezca que nada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *