Inicio / Predicas cristianas / Dios Bendice Al Obediente

Dios Bendice Al Obediente

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

¿Quieres ser bendecido? Los estudios bíblicos y la predicas cristianas nos enseñan que la obediencia a Dios tiene muchísimo poder, es algo que hacemos todo el día, no solo cuando oramos ó ayunamos. Tu puedes ayunar un día, 2 ó 21 días, pero debes obedecer a Dios todos los días de tu vida; puedes orar 5, 10 ó 15 minutos, una o 2 horas, pero vas a obedecer a Dios todo el día. La obediencia a Dios tiene mucho poder para obtener las bendiciones a nuestra vida.

Dios es nuestro Padre y nuestro Pastor, Él desea que no nos falte nada. El Salmo 23 dice: “Jehová es mi Pastor nada me faltará”. Jesús le dice a la gente en Mateo 6:33: “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

A lo largo de toda la Biblia vemos que el deseo de Dios es que nada nos falte. Ahora bien, ¿Las promesas de Dios son algo que la gente le pidió a Dios ó algo que Dios expresó a la gente? No fue algo que la gente pidiera, fue algo que Dios expresó a las personas. Debemos entender eso para entender lo que Dios expresa a través de las Escrituras. Así que la Palabra del Señor nos dice que si creemos como ovejas que Él es nuestro Pastor nada nos hará falta y que si buscamos su reino y su justicia las demás cosas nos serán añadidas.

Anuncios

Cuando nosotros oramos nos metemos más con Él y lo conocemos más. Y no es lo mismo conocer la Palabra de Dios que al Dios de la Palabra. Debemos conocer ambos, porque si yo conozco a la persona, quiero saber que dice, y si conozco lo que dice, quiero conocer a la persona que lo dijo. En el Padre Nuestro, cuando llega el momento de pedir el pan dice: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” ¿El pan de cuantos días? Cuantos días te lo diga tu fe. Si cambiamos la palabra “pan” por “provisión”, en ese verso porque nuestra provisión, nuestros ingresos, es lo que Dios nos dio para que nosotros compremos el pan.

Un día escuche de un predicador algo que me impacto mucho, él dijo así: “Dios esta interesado en tu dinero, porque con tu dinero tu comes, tu te vistes y mantienes a tu familia, y tu no puedes separar eso de Dios. Si Dios no tiene que ver con mi dinero, puedo decir a mi Dios que no es Él quien me da de comer, sino mi dinero”. Dios tiene que ver y quiere ver con tu trabajo porque es la provisión de Él para que tu consigas el ingreso para comer ese pan.

Lo que más me impresionó a mí, no es que sea el pan de cada día, sino que es el pan nuestro; lo que quiere decir que Dios tiene cosas que son nuestras. Y si Él esta hablando de que tiene cosas nuestras, ¿será que las quiere tener para siempre y no dárnoslas? Esto es algo que está en un modelo de oración, o sea que la gente que es prosperada por Dios es gente de oración. No es gente que consigue sus aumentos de salario sólo a base de buen trabajo, hay que trabajar bien. No es gente que consigue buenos negocios sólo a base de la gracia que tiene para la negociación y tiene un buen acercamiento a sus clientes para hacer bien el cierre. Es gente que lo consigue en oración.

¿Por qué conseguir la vida de prosperidad en oración? Porque orando uno es redargüido también y uno no se puede hincar a pedirle cosas a Dios e ingresos con malos motivos. Cuando uno pide en oración, el corazón de uno es transformado para saber que pedir de acuerdo a la voluntad de Dios. A la vez que estas yendo a pedir el pan de cada día, o el ingreso que necesites para cada día, estas siendo transformado, porque nadie puede ir a pedir en oración lo que no esta bien.

Los estudios bíblicos y la predicas cristianas nos enseñan que quien verdaderamente tiene la prosperidad de Dios es la gente de oración. Dios es tan lindo que relaciona lo material con lo verdaderamente espiritual que llegas a ser. No puedo pedir para no dar, porque entonces estoy siendo un avaro delante de Dios y no un generoso.

Acerca de Cesar Cruz

Ver también

Predicas Cristianas.. No te dejes engañar

No te dejes engañar… Parte I

Predicas Cristianas... No podemos permitir que el enemigo robe nuestra paz, y vivamos angustiados por lo que sucederá en el futuro, o lo que no ha sucedido...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *