Inicio / Bosquejos Biblicos / Abre nuestros ojos

Abre nuestros ojos

Bosquejos Biblicos

«Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. 15 Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: !!Ah, señor mío! ¿qué haremos? 16 El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. 17 Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo«. 2 Reyes 6:14-17

INTRODUCCIÓN:

La lección que Elíseo le enseñó a su siervo fue que para creer lo imposible uno primero debe ver lo invisible.

Anuncios

Para ver lo invisible es necesario que nuestros ojos sean abiertos. La clave para superar el pánico del siervo de Elíseo fue permitirle ver lo invisible.

Lo que Eliseo dijo a su siervo lo dice a todos los siervos fieles de Dios, cuando hay peleas por fuera y temores por dentro. No tenga miedo; porque más son los que están con nosotros, para protegernos, que los que están con ellos, para destruirnos.

1. EL OJO NATURAL ESTÁ CIEGO A LAS COSAS CELESTIALES.

A. Dios está en todas partes; sin embargo, el pecado ha cegado los ojos de los hombres para que no le vean.

B. Los mismos hombres son malos, culpables, caídos; sin embargo, no ven sus propias heridas, contusiones y llagas.

C. La ceguera espiritual mantiene a la persona contenta con este mundo, no permitiéndole ver cuán poca cosa es.

Anuncios

D. Esto pone a los hombres en peligro: «Si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo» (Mateo 15:14).

2. SÓLO DIOS PUEDE ABRIR LOS OJOS DEL HOMBRE.

2 Reyes 6:17 «Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea

A. Nosotros podemos guiar a los ciegos, pero no podemos hacer que vean.

B. Podemos poner la verdad delante de ellos, pero no podemos abrir sus ojos; esta obra pertenece a Dios sólo.

Anuncios

D. El hombre ha nacido espiritualmente ciego, su ceguera es parte de sí mismo.

E. Satanás engañó a nuestros padres en el Edén diciendo: ««Serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses» (Génesis 3:5).

3. NOSOTROS PODEMOS ORAR PARA QUE DIOS ABRA LOS OJOS DE LOS HOMBRES.

Debemos clamar: «Señor, te ruego, abre sus ojos para que vea.»

4. DIOS ABRE LOS OJOS DE LOS HOMBRES.

Anuncios

«Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo» (vers. 17).

A. Él lo ha hecho en muchas ocasiones. Observad los muchos milagros sobre ciegos obrados por el Señor.

B. Él puede abrir nuestros ojos. Son muchas las formas de ceguera, pero todas están comprendidas en la gran afirmación: «El Señor abre los ojos de los ciegos» (Salmo 146:8).

5. AUN AQUELLOS QUE VEN NECESITAN MÁS VISTA.

A. Hay mucho más para ver en las Escrituras. «Abre mis ojos y miraré las maravillas de tu Ley» (Salmos 119:18).

B. En las grandes doctrinas del Evangelio hay mucha luz pendiente.

C. En Jesucristo mismo hay muchas glorias ocultas. «Señor, quisiéramos ver a Jesús» (Juan 12:21).

CONCLUSIÓN

Una de las condiciones más tristes de la criatura humana es leer la palabra de Dios con un velo sobre el corazón, pasar por encima de todos los maravillosos testimonios de gracia y amor redentor que las Escrituras contienen, con los ojos del alma cegados.

Mientras más clara sea la vista que tengamos de la soberanía y del poder del cielo, menos temeremos los problemas de la tierra. Satanás, el dios de este siglo, ciega los ojos de los hombres y los engaña para su propia ruina pero, cuando Dios ilumina sus ojos, ellos se ven en medio de sus enemigos, cautivos de Satanás y ante el peligro del infierno, aunque antes hayan pensado que su condición era buena.

Los ojos de su cuerpo fueron abiertos y con ellos vio el peligro.

Pero necesitaba ver lo invisible. “Señor, abre los ojos de nuestra fe para ver con ellos tu mano.”

© Simeón Caicedo Castaño. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Simeón Caicedo Castaño

Pastor de la iglesia Movimiento Misionero Mundial. Dirección: Carrera 6 #23-53 Barrio: Panamá. Campoalegre Huila Colombia. Horario de cultos. Jueves y sábado Pm y domingo 9:30 Am y 5:30 Pm.

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Nuestras acciones activan respuestas de Dios

Nuestra acciones activan respuestas de Dios

Bosquejos para Predicar.. Hemos sido revestidos del poder de Dios para avanzar y hacer retroceder las obras de las tinieblas. Debemos tener presente que no sólo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *