Inicio / Mensajes Cristianos / Enfrentando la Soledad

Enfrentando la Soledad

 Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

“Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido.” Salmos 25:16

Significado: Circunstancia de estar solo o sin compañía. Sentimiento de tristeza o melancolía que se tiene por la falta, ausencia o muerte de una persona.

Cuando Dios puso al hombre en el huerto del Edén para que lo labrara, no tenía aún su par, se dice que al ponerle nombre a los animales él observó que cada especie del reino animal contaba con una pareja, es decir había soledad física por la ausencia de un igual, tal vez experimentó también el sentimiento, lo cierto es que Dios declaró que no era bueno que el hombre estuviera solo y dijo: “…le haré ayuda idónea para él”, formando así de una de las costillas del hombre, a la mujer.

Es posible y ocurre con mucha frecuencia que nos sintamos solos aun estando en medio de una multitud, es en realidad este tipo de soledad la que más afecta al ser humano, esta puede darse por varias circunstancia ya sea que hayamos sido por alguna persona; abandonados, defraudados, maltratados o falta de autoestima que nos haga sentir inferiores y en consecuencia nos lleve a apartarnos de las personas. El Señor nos alienta al respecto por medio de su palabra; “… No temas, porque yo ESTOY CONTIGO; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré…” Isaías 41:10, aun ante el más doloroso de los abandonos que pueda experimentar el ser humano, como lo es, el ser dejados por los padres;… ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.” Isaías 49:15.

Anuncios

Con la crucifixión y muerte del Señor en la cruz, los discípulos experimentaron la soledad por la ausencia física, aun cuando él ya les había hablado de lo habría de ocurrir, está perdida los llevó a ocultarse por miedo, ya que esa presencia que les impartía seguridad ya no estaba, esta culmina con la resurrección y descenso del Espíritu Santo. Cada creyente debe cultivar su relación con Dios, y esta, quitara todo temor, duda, complejo, o sentimiento negativo que pueda estar afectando nuestras vidas. El sentirnos solo en un momento determinado de nuestras vidas no es pecado, pero si la duda que pueda generar ese sentimiento, no perdamos nunca la confianza que un día depositamos en Cristo ya que en ella tendremos nuestro premio. “Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra CONFIANZA del principio,…” Hebreos 3:14

Es normal que al aceptar a Cristo como nuestro Salvador, nos topemos con sentimientos de soledad dados por el rechazo de aquellas personas con las que normalmente compartíamos, esto no debe ser motivo de tristeza porque a nuestro señor también lo rechazaron sus allegados pero siempre mantuvo la confianza en su Padre. ”…me dejaréis SOLO; mas no estoy SOLO, porque el Padre está conmigo”. Juan 16:32

La palabra de Dios habla de que es necesario estar solos algunas veces, como por ejemplo para orar, entrando en nuestra habitación y cerrada la puerta hablar con el Padre, nuestro Maestro también se apartaba a lugares solitarios para tener una comunión íntima con Dios, esta debe ser nuestra guía. También para leer, meditar en la palabra del Señor y en nuestros caminos, solo por medio de estos ejercicios podremos alcanzar la madurez y el crecimiento espiritual.

En Dios tenemos la confianza de una vida plena, en la compañía eterna del Consolador, que un día nos llevará al encuentro con nuestro Señor y Salvador, cuando venga por nosotros su pueblo, porque es él el que nos prepara para ese momento y estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

“Para que tu CONFIANZA sea en Jehová, Te las he hecho saber hoy a ti también.”  Proverbios 22:19  

© Hermes Martinez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Hermes Martinez

Ver también

Mensajes Cristianos - Lección de grandeza

Lección de grandeza

Mensajes Cristianos Cortos - Jesús tuvo que confrontar a sus discípulos por el conflicto que había entre ellos, cada uno tenía la ambición de un puesto o cargo