Inicio / Predicas cristianas / Humildad y mansedumbre

Humildad y mansedumbre

Efesios 4:1-2 (RVR1960) “La unidad del Espíritu Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2  con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor

Efesios 4:1-2 (NTV) “Por lo tanto, yo, prisionero por servir al Señor, les suplico que lleven una vida digna del llamado que han recibido de Dios, porque en verdad han sido llamados. 2 Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor“.

El andar del creyente, Pablo en este pasaje nombra unas virtudes que deben ser visibles en el andar de cada creyente, por eso el dice andén como es digno del llamado que tienen, el señor nos ha llamado para ser diferentes.

El apóstol dice como debe ser, con humildad y con mansedumbre o amabilidad como la traducen las versiones más recientes.

Vamos a ver esta noche como es vivir humildemente y mansamente. Dos virtudes que van de la mano igual como mirábamos el sábado la fe y la paciencia.

Humildad

La humildad es descrita como el joyero de las demás virtudes. Es decir es donde se guardan todas las demás virtudes. ¿Usted sabe que es un joyero?.

En la época de Pablo la cultura que gobernaba el poder intelectual eran lo griegos y para ellos hablar de humildad era algo despreciable, hablar de humildad era bajeza, es más siempre que usaban la palabra humildad iba acompañaba de calificativos como rastrero, osea algo bajo.

Pero en el cristianismo la humildad tiene un valor grandísimo, entre más humildad haya en una persona más grandeza tiene.

(a) La humildad cristiana viene del conocimiento propio.

“Es la virtud por la que una persona llega a ser consciente de su propia indignidad, como resultado del más íntimo conocimiento de sí misma.»

Casi siempre tendemos a querer ser reconocidos, a que la gente nos vea, nos reconozca como algo, digan algo bueno de nosotros, querer ser el centro de atención, ocupar los primeros lugares.

Ejemplo. Jesús

Jesús hablando de esto dijo cuando fueres invitado a algún lugar no te sientes en las primeras sillas, sino en las de atrás, es mejor que te digan hola porque está por allá tan atrás, hágase aquí adelante y no que le digan, hola qué pena, está silla está reservada para alguien, se podría hacer un poco más atrás.

El humilde no anda diciendo lo que es, o lo que tienen, es mejor que la gente lo diga, es mejor que la gente se de cuenta.

Proverbios 15:33 (TLA) “Quien obedece a Dios gana en sabiduría y disciplina; quien quiera recibir honores debe empezar por ser humilde“.

Es necesario tener claro siempre, que no somos nada humanamente, no somos nadie, ojo, estoy diciendo humanamente, nosotros los cristianos sabemos lo que somos en Dios, pero reconocemos que es por Él, no somos nosotros.

Ejemplo. Nabucodonosor

La mayoría de personas tienden a estratificar las personas de acuerdo a su nivel de estudio, posición social, la cuenta bancaria, la familia de la que vienen, pero no pueden reconocer que es Dios lo que te define, es El quién nos define, el que nos da el valor, es Dios.

La humildad no tiene nada que ver con pobreza, hay gente que tienen dinero y son muy humildes, hay otros que no tienen y son orgullosos.

Filipenses 2:3 (NTV) “No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes“.

Este pasaje y los que lo siguen es una clara exposición de lo que es la verdadera humildad, el apóstol dice, no traten de impresionar, no hagan algo por ser vistos o reconocidos, no hagan algo por llevar la contraria, consideren siempre a los demás como superiores a usted mismo, esto es una bomba.

Que yo considere que alguien es mejor que yo, esto para el ego del ser humano cuesta muchas veces, generalmente cuando las personas son buenas para hacer algo les cuesta aceptar que haya alguien que sea mejor que el, pero mi hermano este es el llamado de la bendita palabra, considere a los demás como mejores a usted.

Ahora esto no es vivir con un complejo de inferioridad, donde nos vemos que nada podemos hacer y pobresitos, no es eso, es que a pesar que seamos buenos para algo podamos ser consientes que hay mejores que nosotros, que no somos mejores que nadie.

Acerca de Luis Alberto Ortiz

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

La vida

Predicas Escritas; Jesús es la novedad de vida, es un nuevo camino, y una actividad siempre nueva, pero lo que no siempre se entiende es que esa Vida que..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *