Inicio / Predicas cristianas / El poder del enfoque – Parte 2

El poder del enfoque – Parte 2

Predicas cristianas

Base Bíblica:1 Reyes 19:19-21 / 2 Reyes 2:1-11

Introducción.

Quiero comenzar esta prédica cristiana, recordándoles que esta es la segunda parte de una prédica llamada el poder del enfoque. En aquella ocasión, les comentaba que según el DRAE, una de las acepciones de la palabra enfocar es: dirigir la atención o el interés hacia un asunto o problema desde unos supuestos previos, para tratar de resolverlos acertadamente.

Pero enfocar tiene otros significados. También según el DRAE, enfocar es: hacer que la imagen de un objeto producida en el foco de una lente se recoja con nitidez sobre un plano u objeto determinado.

Anuncios

Quizás el concepto es algo técnico para aquellos que no somos conocedores del mundo fotográfico, pero sabemos que nuestros smartphone enfocan de forma automática al momento de hacer una foto. No lo hacen inmediatamente, hay que esperar unos segundos, hasta que la cámara del celular recoja con nitidez el objeto, persona, o paisaje, al cual queremos tomarle una foto.

Cuando tomamos una foto con nuestro smartphone, y no esperamos a que el celular realice el enfoque de forma correcta, la foto puede que salga borrosa. En cambio, cuando esperamos que el celular realice el enfoque, la calidad de la imagen aumentará considerablemente con respecto a una foto donde no le damos tiempo a la cámara para que enfoque bien.

Hay una notable diferencia entre una foto enfocada, y una desenfocada. Quizás usted no reconocería una foto de su esposa, de su hijo, o de su padre, si esa foto estuviese bastante desenfocada. Y es en casos como estos donde entendemos el poder del enfoque.

De forma similar, el poder del enfoque tiene ese efecto en nuestra vida. Una vida enfocada en las cosas de Dios, se ve muchísimo mejor que una vida enfocada en cualquier otra cosa. Hay situaciones en nuestra vida donde todo parece borroso, nos falta claridad, hay ausencia de brillo, el contraste es muy bajo, y simplemente todo se ha tornado opaco. Es aquí donde debemos revisar qué tan enfocados estamos en aquellas cosas que Dios quiere que nos enfoquemos, y descubrir lo beneficioso que resulta para nosotros el poder del enfoque.

Esta prédica cristiana es la segunda parte del poder del enfoque, porque sencillamente algo hacen mejor aquellas personas que se enfocan en lo que Dios ha determinado para ellos.

Desarrollo.

En la primera parte de esta prédica cristiana, nos basamos principalmente en la relación que hubo entre Elías y Eliseo. Estos dos grandes profetas del antiguo testamento, son protagonistas de grandes milagros narrados en la Biblia, en los libros de primera y segunda de reyes. Como muchos conocen, Elías fue a buscar a Eliseo a su casa para seguir la instrucción que Dios le dio, cuando le dijo que Eliseo sería el profeta que le reemplazaría (1 Reyes 19:16).

Anuncios

De este suceso aprendimos la primera enseñanza que fue: enfócate en tu llamado. A través de los estudios biblicos y predicas cristianas aprendimos de Eliseo que cuando Dios llama, no importan las cosas, o las personas que debamos dejar atrás. Eliseo dejó a su familia, dejó su negocio, dejó su tierra, dejó todo por seguir el llamado que Dios le hizo.

Cuando leemos 1 Reyes 19:21, la biblia dice que Eliseo fue tras Elías, “y le servía”. Al leer este versículo, aprendí la segunda enseñanza que es la siguiente:

2. Enfócate en tu líder.

Muchas de las personas relevantes que aparecen en la Biblia, tuvieron a una persona que los guió por el camino que Dios quería. Podía ser su padre, un amigo, un pastor, un anciano, un profeta, un sacerdote, un rey, o un levita; sin importar el título que tuviese, el hecho es que generalmente estas personas tuvieron a alguien cerca para instruirle, educarle, enseñarle, guiarle, influenciarle, corregirle, y posicionarle como Dios quería hacerlo.

A través de los estudios biblicos y predicas cristianas aprendemos que  Josué tuvo a Moisés, Samuel tuvo a Elí, Saúl tuvo a Samuel, Joás tuvo a Joiada, los discípulos tuvieron a Jesús, Timoteo tuvo a Pablo, y Eliseo tuvo a Elías. Tengo la seguridad de que así como estas personas tuvieron a alguien que les facilitara el camino con sus consejos y enseñanzas, Dios ha colocado a alguien que pueda cumplir esa función con nosotros aquí en la tierra. Algunos de ellos, ocupan puestos de liderazgo en nuestras congregaciones, y generalmente, son nuestros pastores.

En Hebreos 13:7 se nos exhorta a acordarnos de nuestros pastores que nos hablaron de la Palabra de Dios. El pastor de una congregación es a quien Dios colocó para guiar a ese grupo de personas por la dirección que Él quiere.

Anuncios

Lamentablemente, las redes sociales como Instagram, y Youtube, nos han acercado tanto a otros líderes, predicadores, y pastores de otras congregaciones, que pareciera que valoramos más a otros pastores, que a los propios. Olvidamos que son nuestros pastores las personas que Dios destinó para guiarnos.

En Josué 1:1 encontramos un versículo que generalmente pasamos por alto. Cuando se habla de Moisés, se utiliza la expresión “siervo de Jehová”, pero cuando se habla de Josué, se utiliza la expresión “servidor de Moisés”. Esto me hizo formularme la siguiente pregunta: ¿es que acaso Josué no era un siervo de Jehová también?, ¿o es que el título de “siervo de Jehová” solo era para Moisés?

En este pasaje, aprendí que muchas veces para servir a Dios, debes servir a alguien aquí en la tierra. Que a Josué no se le identificara como siervo de Jehová no quiere decir que no lo fuese, sino que la forma en que Josué servía a Jehová era sirviendo al siervo de Jehová, en este caso, Moisés.

A través de los estudios biblicos y predicas cristianas aprendemos que  la Biblia dice en 1 Timoteo 5:17 que los ancianos que gobiernan bien, sean dignos de doble honor, especialmente aquellos que predican y enseñan. No creo que hayan personas que nos prediquen, y enseñen tantas cosas sobre el camino de Dios como lo hacen nuestros pastores.

El servir es una característica intrínseca en aquellos que se han enfocado en el llamado que Dios les ha hecho, y por lo general, estas personas se enfocan en las personas que les han enseñado, y guiado por el camino correcto, como lo son los pastores y líderes de sus congregaciones.

Acerca de José R. Hernández

Educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández es el fundador y pastor de la iglesia El Nuevo Pacto, localizada en el 50 W 29 Street, Hialeah, Florida. Tel. (305) 885-6534

Ver también

Predicas Cristianas - Lo que tengo te doy

Lo que tengo te doy

Predicas Cristianas.. Levante sus ojos y mire a Cristo; el poder que hubo para sanar ayer, es el mismo que sana hoy. No ponga su fe en el oro o la plata de este mundo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *