La bendición del servicio

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Biblica: Mateo 20:1-16

Introducción

No hay nada más honroso que servir a Dios, y Él está buscando personas con un corazón dispuesto a formar parte en los planes que tiene para la humanidad. En la parábola de la viña Jesús habla a sus discípulos para explicarles cómo Dios selecciona a los obreros para trabajar en Su obra.

Dios, como dueño de la obra contrata a quien quiere, cuando quiere, y paga a cada uno lo que considera justo. Y para esto todos son llamados, pero conforme a los frutos y disposición los toma a Su servicio, siendo el tiempo y las pruebas las que forjan el corazón y el carácter de los siervos.

Mucho trabajo que hacer

Hay mucho trabajo por hacer así que el dueño de la viña está siempre buscando más obreros para contratar, Personas en quien confiar, y convoca no sólo a los que estaban dispuestos desde el principio, sino también a los que en un momento no fueron seleccionados.

Anuncios

Pues hay trabajo para todos los de corazones humildes, dispuestos a hacer un pacto, y a poner manos a la obra.

En cuanto a la paga, sabemos que toda la riqueza le pertenece a Dios. Por lo tanto, aquellos obreros que fueron llamados y escogidos tienen garantizada la vida eterna. Y todos reciben su paga también acá en la tierra por medio de sus bendiciones. Por lo que debemos ser fieles y perseverar hasta lograrlas.

Como obreros de Dios tenemos que llevar buenas noticias de paz, de salvación, y de bendición a las naciones. Noticias que transforman los corazones, y llenan las vidas con una paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7).

Para recibir la paz

Ahora, para recibir esto debemos conquistar los falsos dioses que buscan ocupar el lugar de Dios en nuestra vida. Distracciones que demandan sacrificios y llegan a ocupar el primer lugar en nuestras vidas. Todas esas cosas que consumen nuestro tiempo, esfuerzo, y el dinero, generando por otro lado la ambición desmesurada, la codicia, y el falso éxito.

No te pierdas las bendiciones de servir. Glorificar a Dios sirviendo en la iglesia tiene un propósito de salvación. Aunque bien sabemos que la salvación no es por obras (Efesios 2:8-9), no puedes ignorar que  Dios te ha colocado en Su iglesia para que puedas ser edificado, trabajar  en la obra, y servirle. Y si nos permitimos seguir siendo iguales, significa que estamos descuidando el propósito de Dios para nuestra salvación y la de otros.

¿Demuestras la realidad de tu fe?

Sirviendo es como demuestras la realidad de tu fe, pues la fe sin obras está muerta (Santiago 2:14-17). La fe que leemos y aprendemos en la Biblia, es la que nos cuenta de héroes, y de toma de decisiones difíciles o imposibles, que salen victoriosos porque todo hicieron por la fe puesta en Dios.

Y como adulto recuerda que los niños imitan lo que ven, no lo que escuchan. Yla predicación del evangelio es más eficaz cuando se hace con el ejemplo. A través de tu ejemplo verás que no solo en tus hijos, sino en otros niños hallarás los frutos de tu testimonio.

Anuncios

Pero al servir debemos tener comprensión bíblica, y esto implica el compromiso de obedecerla, pues “el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta” Juan 7:17.

Poner la palabra de Dios en práctica

Y el poner la palabra de Dios en práctica en nuestras vidas, trae la voluntad y bendiciones del Señor. Lo que quiero decir que para una mejor comprensión de Dios y Su Palabra, ponte de rodillas, ora, y lee tu biblia.

Y así como Jesús “se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido” Juan 13:4-5.

Nosotros debemos a quitarnos ese orgullo, que lo único que está haciendo es tapándonos las bendiciones que el Señor tiene para nosotros por servir con un corazón conforme a Dios. Comprende que tienes que perdonar, tienes que dejar las ataduras que no te dejan servir como se merece a tu esposa, a tus amigos, a tu jefe, a tus empleados, a tus familiares, a tus padres, a la iglesia, y sobre todo, a Dios.

La herramienta que Dios te da para servir

Cuando Jesús se dispuso a lavar los pies se colocó una toalla en la cintura, y esa toalla es la herramienta que Dios te da para servir. Aprovéchala, pues a todos nos dio herramientas distintas. Esas herramientas van a hacer que tu servicio sea excelente. Y tu vida, con la ayuda del Señor, va a cambiar para bien de los que te rodean y de los que más quieres. Pero tienes que empezar, tienes que dar el primer paso.

Ya dijimos que fuimos dotados con dones y talentos para servir. Muchas iglesias son como el árbol de navidad del que cuelgan hermosas envolturas, regalos que permanecen envueltos. Como creyentes hemos sido hermosamente dotados por Dios para el servicio. Aunque muchos se quedan contentos guardando sus dones sin ningún fin, ya que los regalos comienzan su vida útil después de que los han desenvuelto.

Anuncios

Dios esta atento

Los creyentes sabemos que Dios siempre está mirándonos. Pero nuestra motivación no debe ser por obligación. ¿Sabías que una de sus recompensas por ser obediente es una vida de paz, gozo, y de bendiciones recibidas cada día?

Así es como es como funciona, con la incondicionalidad del Señor a nuestro favor diciendo: “De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido” Juan 16:23-24.

La actitud de servicio

La actitud de servicio es una bendición en sí misma. Cuando empiezas a servir con gusto empiezas a notar los cambios en tu vida. Las bendiciones llegan de donde menos te lo esperas. Y si toma el servicio a Dios como una forma de vida, como Cristo enseñó, se agradecido, disfruta del servir, para disfrutar que te sirvan las bendiciones que vienen del Señor.

¿Hay algún monte personal que debes conquistar en este tiempo? Recuerda que Caleb teniendo 85 años reclamó el monte que le pertenecía diciendo: “Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día; porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí, y que hay ciudades grandes y fortificadas. Quizá Jehová estará conmigo, y los echaré, como Jehová ha dicho” Josué 14:12, y lo conquistó.

Reclama esa Palabra para tu vida. Coloca tu pie sobre el monte que debes conquistar, y en el nombre de Jesús derriba esos gigantes que están usurpando lo que te corresponde.

Conclusión

Si quieres las bendiciones, recuerda que Dios se las da al que le sirve, al que agradece, al que vive en Su Palabra.

Yo sé que voy a estar ante el Señor, que me ama y murió por mí. Sé que tiene un propósito conmigo y estaré cara a cara con Él algún día. Esto mismo les sucederá a cada uno de ustedes, y como dice una vieja canción: Cuando venga de los cielos el Señor, qué cuenta le vas a dar….., que harás para explicarle por qué no le serviste.

© Francisco Hernández. Todos los derechos reservados

Predicas Biblicas.. Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Francisco Hernández

Sirviendo a Jesucristo desde hace más de 20 años. No soy pastor de una iglesia, pero me gusta estudiar la biblia y redactar mensajes cristianos para ser participe de la gran comision.

Ver también

Predicas Biblicas... Predicas Cristianas Escritas

Revelación

Predicas Cristianas Escritas, Dios, a través de las épocas se comunicó con el ser humano, le dio a conocer cosas que le estaban ocultas o veladas, y las..

Un comentario

  1. Muy buena predicación. Dios le bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *