Dios Juez Justo

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Prédica de Hoy: Dios Juez Justo

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; Él mismo nos salvará.Isaías 33:22

Introducción

Dios tiene muchos nombres pero todos son expresión de una parte de su grandeza. Decimos que Dios es Omnipresente porque está en todo lugar, decimos que Dios es Omnipotente porque su poder no tiene límite y todo lo puede hacer.

Dios se manifiesta a los seres humanos de muchas formas. En la biblia leemos de cómo se presentó a Moisés en una zarza ardiendo. Se presentó ante el profeta Elías en la forma de un silbido apacible. Se manifestó hace casi dos mil años en la forma de hombre, cuando vino y murió para que los seres humanos tuviéramos vida eterna.

Dios es maravilloso y algunas de sus características no podemos comprenderlas a cabalidad por nuestra mente limitada, pero un día se manifestará ante nosotros tal y como es para que le contemplemos y nos gocemos en Él. Pero lo que conocemos de Él nos parece maravilloso, Dios nos permite conocerle y tener una relación personal con Él.

Dios se manifiesta a los seres humanos de diferentes maneras, algunas veces de forma individual y otras veces como nación entera. Dice su palabra que hemos sido hechos hijos de Dios por la fe, ahora somos una nación santa para Él, todos miembros de su cuerpo siendo Él la cabeza.

1. Dios juez justo – Nuestro juez

Un juez es una persona que ha recibido autoridad para juzgar. Es responsable de aplicar las leyes y hacerlas valer en determinado marco legal.

Esta autoridad la ha recibido por el compromiso de esta persona para hacer valer las leyes. Una persona con un cuestionable comportamiento no puede ser juez, sino solo aquellos que son ejemplo en comportamiento y conocimiento de las leyes.

Decimos que Dios es juez, Él no tiene ningún impedimento moral que impida ser ese juez. La aplicación de las leyes y reglas serán con imparcialidad, pues Dios cumple su palabra a cabalidad y nadie puede impedirlo o estar en contra de ella.

a. Dios juez justo de los cielos (Salmos 50:6)

La justicia de Dios es pura, no tiene contaminación alguna con el mundo, con la maldad, con la suciedad. Dios es Juez Justo. En esta tierra existen personas que aplican la ley con parcialidad, beneficiando al amigo, recibiendo soborno, etc. Pero Dios no puede ser sobornado, es el dueño de todas las cosas y su justicia es mayor que la nuestra.

Dios es juez en los cielos. Él es el creador del universo y su justicia alcanza hasta la estrella más lejana, su justicia está en todas partes. Los cielos son juzgados por el Señor y no hay nada que se pueda escapar de Él, pues todo lo ve.

b. Dios Juez Justo (2 Timoteo 4:8)

Quien Juzga nuestra vida es Dios, en el día final determinará en qué lugar pasaremos la eternidad. Él juzgará cada uno de nuestros actos en esta tierra y dependiendo de esto seremos enviados a la condenación o a la vida eterna. Si se encuentran nuestros pecados limpios por la sangre de Jesucristo nos espera la vida, pero si rechazamos ese sacrificio y desperdiciamos esta oportunidad yendo tras el pecado seremos condenados.

Dios conoce todas las cosas y las tiene registradas, en aquel día serán reveladas y juzgadas por el Señor. No hay nada que podamos mantener oculto delante de Él. Así que todas las cosas, sean buenas o malas están delante de Dios y tomadas en cuenta por nuestro Dios Todopoderoso.

c. De los pueblos (Isaías 3:13)

No existe ningún pueblo que se escape del juicio de Dios. En el pasado ya han sido juzgados algunos pueblos que se rebelaron contra Dios. Así fue el caso de Sodoma y Gomorra, dos pueblos con una maldad tan grande que llegó hasta el trono de Dios y fueron juzgados por el Señor Juez Justo.

Así que las naciones serán juzgadas por el Señor y vendrán delante del tribunal de Dios. No hay mentira que valga delante de Dios, no hay defensa que logre cubrir la maldad delante de Dios, solo la sangre de Cristo puede limpiarnos y hacernos nuevas criaturas para que al venir ante el trono de Dios nuestros pecados hayan sido perdonados y limpiada nuestra vida de la maldad.

2. Nuestro legislador

Pero Dios no solo es el juez de todo lo que existe, sino que también ha dado las leyes por las que se rige el universo entero. Dios ha creado las leyes por las que se rigen el bien y el mal. El Señor es quien puso límites al universo y quien pone todas las cosas en orden.

Así que no seremos juzgados por leyes terrenales sino por la justicia divina, quien ha determinado cómo son las cosas y sus consecuencias. Estas leyes divinas las podemos encontrar en su palabra y ver en la naturaleza. Dios ha dejado las cosas de manera perfecta para que cada cosa cumpla con su función, siempre dando la gloria al Señor.

a. Creador de la tierra y todo lo que en ella hay (Job 38:4)

Dios como creador de todo le ha puesto un límite a cada cosa. Al mar le dio un límite que no puede cruzar. A la luz y oscuridad les puso también límite para iluminar  sobre la tierra. Así es como Dios le da a todas las cosas lo que deben cumplir para hacer lo que fueron destinados a hacer.

Dios tiene un propósito para la raza humana y es que le demos a Él toda la gloria y le sirvamos de corazón. Si no cumplimos con nuestro propósito seremos juzgados de acuerdo a la voluntad de Dios. Es mejor cumplir con ese propósito para recibir de Dios la recompensa según sean nuestros actos.

b. Creador de los cielos (Salmos 103:20)

No solo el Señor dio reglas en la tierra, también es el creador de los cielos y las reglas que ahí deben cumplirse. Sabemos en parte lo que sucede en el cielo, y de cómo los ángeles obedecen al Señor, le alaban y hacen la voluntad del Padre. Así como en la tierra debemos darle gloria al Señor, en el cielo de la misma manera debemos glorificar a nuestro Señor.

Un día estaremos en el cielo con todos sus ángeles alabando a Dios a una sola voz. Mientras ese día llegue debemos alabarle en esta tierra como muestra de lo que pronto viviremos en su reino.

c. Solo un legislador (Santiago 4:12)

En esta tierra puede existir discusión respecto a la aplicación de determinada ley o no. En el cielo no existe ninguna variación de la ley que debemos tomar, porque existe solo un dador de las leyes de la naturaleza, sólo una voluntad que cumplir, la de Dios.

Dios es creador de todo lo que existe así que cada cosa tiene su propósito según nuestro creador. Por lo tanto el juicio que él emite es de acuerdo a esa voluntad perfecta que Él tiene. No hay más voces que escuchar, no hay opiniones que puedan valer en contra de los designios de Dios. La palabra que cuenta es la suya y nada más.

3. Dios juez justo – Nuestro rey (Hebreos 7:2)

No solo es juez y legislador, Dios también es nuestro rey. Es decir que somos parte de su pueblo, Él nos defiende de nuestros enemigos y cuida de su pueblo. Dios es un rey que está al pendiente de las necesidades de cada uno de sus servidores. Él siendo dueño de todas las cosas nos ha recibido en su reino y nos ha dado parte en Él.

En otro tiempo no éramos pueblo y estábamos fuera de su reino, pero por su misericordia hemos venido a ser parte de ese pueblo especial que ha escogido para reinar por la eternidad.

Así es como no hay rey en esta tierra que se pueda comparar al reinado del Señor. Porque los reinos van y vienen, pero el reino del Señor permanecerá para siempre. Debemos darle gloria como hijos de Dios y servirle como Él merece. Su reino no tiene fin y sus siervos estaremos con Él para ser sus súbditos y permanecer con Él por la eternidad.

4. Dios juez justo – Nuestro Salvador (Lucas 2:11)

El nacimiento de nuestro salvador fue anunciado muchos años antes de que viniera a esta tierra. Su palabra se cumplió y vino a este mundo de maldad, dejando su trono de gloria, a dar su vida para que tuviéramos esta oportunidad de ser salvos de la ira venidera.

Porque todos en esta tierra hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios, por eso el Señor se convirtió en nuestro salvador para perdonar nuestros pecados y darnos vida eterna, porque Él es bueno y su misericordia es para siempre. No por nuestras obras porque si por ellas fuera estaríamos condenados, pero por su amor es que tenemos a nuestro salvador y ser libres de esa condenación por medio de su sacrificio.

Conclusión

El Señor reina sobre todo, Dios es juez, el Señor vive y permanece para siempre. Dios es el legislador que hace su voluntad, la cual es perfecta. Somos siervos del Señor quienes hemos prometido que le seguiremos por todas las cosas que Él ha hecho. Porque desde la eternidad sus obras son maravillosas y por toda la eternidad reinará.

Pero Dios no solo es el rey, sino que es nuestro salvador, quien por amor vino a nosotros y nos rescató para que pudiéramos estar a su lado para siempre. Nos gozamos en su amor, porque vino a nuestro corazón y con su Espíritu ha morado en él y está con nosotros en cada instante.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas … Predicas Cristianas

Acerca Ricardo Hernández

Ricardo Hernandez
Siervo de Jesucristo.

También Revise

¿No está Jehová en Sión?

¿No está Jehová en Sión?

Predicas Cristianas.. Sería bueno preguntarse dónde está Sión pues si allí está Dios, al menos a mí me gustaría estar junto a Él y de ésa forma mantener una ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *