Inicio / Predicas cristianas / Como vivir en santidad en estos últimos tiempos

Como vivir en santidad en estos últimos tiempos

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Hebreos 12:14

Introducción:

Hablar de santidad, es hablar de pureza, es hablar de limpieza profunda en la vida de cada creyente nacido de nuevo. Hablar de santidad, es hablar de la voluntad de Dios hacia su iglesia, pues su voluntad es y será siempre nuestra santificación.

¿Cómo lograr que 1ª de Pedro 1:16, sea una realidad cristiana en nuestras vidas? ¿Cómo logramos vivir en santidad en medio de un mundo corrompido por el pecado, que utiliza los avances científicos para sembrar pecado en muchos creyentes?

Anuncios

¿Cómo vivir en santidad en estos últimos tiempos?

I. UNA BUENA RELACIÓN CON DIOS

A. Es más que una simple o corta oración.

Es obedecer su palabra, vivir acorde a sus mandamientos, es escuchar su voz todos los días y obedecerla.

B. Es más que una vigilia hasta media noche.

Una buena relación con Dios implica ser vigilante las veinticuatro horas de cada día, pues tenemos un enemigo que no descansa ni se da vacaciones.

C. Es más que asistir a cultos en el templo.

Anuncios

Una buena relación con Dios se logra, cuando vamos a los cultos enfocados en propósitos de alabanza, adoración, meditación y respeto al templo donde se realizan los cultos. “Donde no interfieren a nadie los celulares”

D. Es más que ejercer un cargo en la iglesia.

Una buena relación con Dios, se ve no en el cargo, sino en el testimonio y en la responsabilidad en aquello que Dios nos ha delegado. Moisés, “He hizo Moisés conforme Jehová le había dicho”.

II. UNA DISCIPLINA EN CUANTO A LA ORACIÓN

A. Disponer de un tiempo diario para orar.

Nada puede privarnos de ese tiempo de oración, cuando somos disciplinados en cuanto al tiempo que ocupamos para orar.

Anuncios

B. Orar con propósitos bien definidos.

No orar al azar, sino orar seguros de aquello que queremos, con la seguridad que lo recibiremos del Señor. “Oración de la iglesia a favor de Pedro”.

C. Orar con mente despejada y sin presiones.

Esto es, elegir un tiempo diario para orar, en el cual no interrumpa las ocupaciones diarias del creyente. “Una mente lúcida sin dudas ni prejuicios”.

D. Daniel fue disciplinado; oraba tres veces diarias.

Ni aún el decreto del rey, rompió esa disciplina de oración que Daniel practicaba para estar en la presencia del Señor. ¿Cuántas veces diarias oramos? ¿Somos disciplinados en nuestro tiempo de oración? ¿Cuál es nuestro mejor tiempo para orar?

Es bastante seguro, que la falta de disciplina en cuanto a la oración aparta del camino de la santidad a muchos creyentes, que matan su tiempo libre en asuntos sin importancia; menos en la oración.

Acerca de Darío Melgar

Ver también

Predicas Cristianas.. La tarea de apacentar ovejas

La tarea de apacentar ovejas

Predicas Cristianas.. En esta predica el apóstol comparte algunas indicaciones sobre cómo debe realizarse la tarea pastoral, y como no debe realizarse...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *