¿Estás pensando en volver atrás?

Predicaciones Cristianas | Sermones Cristianos

I Pedro 2:20-22

Este estudio bíblico está dirigido a todos aquellos que han escuchado y aceptado el mensaje de salvación, pero por alguna razón, la idea de abandonar lo que ya recibieron está rondando sus mentes. La intención de este mensaje en ninguna manera es acusar o juzgar, por el contrario, que estas palabras tomadas de las escrituras sirvan para animar, consolar y advertir.

El camino del cristiano siempre será difícil, ya el Señor Jesucristo avisó que la puerta era estrecha (Mateo 7: 13), lo que habla de la lucha diaria que hay que llevar para mantenernos firmes.

Anuncios

A lo mejor alguna vez usted escuchó o dijo cosas como: “desde que sigo a Jesús me va peor: mi familia me rechazó, perdí el apoyo de mis padres, mis compañeros de la universidad y mis colegas en el trabajo me han hecho a un lado -sin mencionar sus burlas-; ¡todo me sabe a derrota!”

O versiones como: “no entiendo, se supone que soy fiel a Dios pero veo que los que no lo son están quedándose con los mejores empleos, triunfan en sus negocios y están rodeados de éxito. ¿Qué sentido tiene? Si así va a ser, prefiero estar de ese lado.”

Permítame mencionarle algunas cosas que dice la palabra de Dios con relación a todas estas inquietudes:

I. La salvación del alma es lo más importante que puede tener el ser humano.

Somos humanos y estamos acostumbrados a creer solo en lo que vemos, por eso dice la biblia “bienaventurados los que no vieron, y creyeron”, Juan 20: 29.

A. Dios ha preparado cosas maravillosas y nunca antes vistas para los salvos. I Corintios 2: 9.

Como no podemos ver lo que Dios ha preparado para nosotros, lo cual es algo indescriptible y no hay belleza en este mundo comparable con lo que hay en su reino, la tendencia al desánimo puede cobrar fuerza.

Anuncios

B. La salvación es algo MUY grande y durará para siempre. Hebreos 2: 3; II Pedro 1: 11.

La palabra de Dios es enfática en cuanto a la salvación, pues es algo MUY grande y eterno. Eternidad es otra palabra que no comprendemos porque vivimos bajo el factor tiempo, así que algo que no tiene principio ni fin no cabe en nuestra mente.

Recuerde esto, algún día todos moriremos y todo lo que hayamos hecho o dejado de hacer se quedará aquí en este planeta. Después de la muerte, entraremos en la esfera de la eternidad, de la cual nunca, léalo bien, NUNCA VAMOS A SALIR. Por tanto, la salvación nos asegurará un pasaje con Cristo para siempre; pero si se vende por un plato de lentejas, pues el destino será diametralmente opuesto, espantoso e indeseable.

II. Llevar una vida recta ante Dios no siempre es igual a tener éxito humano. Mateo 16: 24 -26.

Dios no está en contra de que tengamos éxito, pero Jesús dejó muy claro que si nuestra ambición es alcanzar todo lo que nos propongamos dejándolo de lado a Él, el éxito se convierte entonces en un obstáculo entre Dios y nosotros. Hay muchos hombres exitosos en el presente y también los hubo en la historia, para quienes Dios siempre estuvo y está primero.

El rey David fue un hombre muy exitoso (obviamente también tuvo traspiés) y dice la biblia de él, que era “conforme al corazón de Dios”. Entonces no tenga la idea de que el éxito humano y el vivir para Dios son dos cosas incompatibles, no. Más bien piense que vivir para Dios es lo más importante, y si él trae éxito a su vida, será una añadidura, nunca un fin.

Anuncios

III. El final de los malos es la perdición eterna. Salmo 73.

El salmista Asaf tuvo una experiencia que casi lo lleva a volver atrás. Si usted considera que le va mejor a aquel que ignora a Dios y va tras lo que quiere, le recomiendo leer este salmo.

Asaf tenía literalmente envidia de los malos y se llenó de amargura en su corazón porque a ellos ‘sí les iba bien’ en todo. Pero dice el verso 17: “Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos.” Dios abrió los ojos de Asaf y le mostró que aquellos que triunfaban en todo aquí en la tierra sin tener en cuenta a Dios, iban rumbo a la muerte eterna. Salmo 73: 27.

Estimado lector, hermano, seguidor de Jesús; el final de todo aquel que está alejado de Dios, por más riquezas, poder y éxito que tenga, siempre será la perdición.

IV. Mejor hubiese sido quedarse afuera en lugar de entrar y volver a salir. I Pedro 2: 20-22.

Las palabras consignadas en estos versículos son contundentes. Para Dios, es mejor que nunca lo hubiésemos conocido a él (sabiendo el terrible destino de aquellos que pasen a la eternidad sin Cristo), a que lo aceptemos en nuestro corazón y luego lo saquemos de allí. Es peor.

La traición y la apostasía son sustancialmente más detestables para Dios, que simplemente no conocerlo nunca. Así que medite bien sobre si realmente volver atrás puede ser una buena idea.

Como dice la célebre frase: “retroceder nunca, rendirse jamás.” Perseverar en Dios siempre será lo mejor que podemos hacer, Él recompensa la fidelidad (Apocalipsis 2: 10). Jesús ya hizo un sacrificio que nunca nadie podrá igualar, nunca volvió atrás, no se detuvo a mitad de camino, no botó la cruz y pidió ángeles para llevarlo de vuelta al cielo. Él lo dio todo hasta su muerte. ¿No cree que Dios merezca que usted haga también sacrificios por Él?

Conclusión:

Medite sobre sus prioridades y el rumbo de su vida, y si es necesario, enderece sus pasos. Las palabras que tengo para usted son de motivación, de aliento. Dios le dará fuerzas para seguir. No ponga su mirada en lo que perece, póngala en el cielo, donde todo es eterno y nada perece.

© Gabriel González. Todos los derechos reservados.

Acerca de Gabriel González

Ver también

Predicas Cristianas 2020: A cuentas con Dios

A cuentas con Dios

Las bendiciones de Dios vienen sobre nosotros cuando nos esforzamos por cumplir sus mandamientos. A veces es difícil, pero Dios ve el esfuerzo de cada uno...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *