Levántate

Predicas Cristianas

Introducción

En el avión de la vida, todos, en algún momento atravesamos por nubes o nos enfrentamos a algún pozo de aire. Y la verdad es que la vida sería aburrida si solo sufrieran los malos, si fuera todo color de rosa. Ya que al atravesar las dificultades, pasar por los distintos matices que tiene la vida de cualquiera de nosotros nos permite valorar los momentos de paz, las transformaciones que tenemos y todo esto es lo que nos permite dar el salto hacia la voluntad y propósito de Dios.

En algún momento, todos nos enfrentamos a un gran dolor. Una pérdida, una crisis donde sentimos que la vida se nos viene encima y en el que obligadamente tenemos que detenernos al costado del camino. En ese momento, quizás hasta nos enojamos con Dios, con el destino, con nuestra familia o nuestra pareja. Es allí donde nos hacemos miles de preguntas para las cuales no podemos encontrar respuestas.

¿Y qué nos pasa cuando no logramos ver qué hay más allá de eso que estamos viviendo?

Seguramente la vida se llenará de sufrimiento y nuestra mochila estará cargada de culpas, miedos, carencias, enojos, resentimientos y falta de perdón incluso hacia nosotros mismos; bueno, esto sucede cuando no conocemos otra forma de ver la vida, porque aprendimos a pensar y a sentir de la manera en que el mundo lo hace y creímos que esa era la verdad, lo normal y lo correcto.

Con nuestra llegada al evangelio debería haber llegado el punto donde debimos decir “basta”. Pues allí nos dimos cuenta que nuestra vida no se parecía en nada a lo que habíamos soñado. Muchos tienen su “basta” luego de una crisis o una enfermedad, y quizás hasta se plantean que ya es tarde para hacer alguna actividad o cumplir un sueño. Y entonces sienten que perdieron el tiempo, y como no hay nada que hacer, terminan sujetos a un estado de resignación.

Anuncios

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: Isaías 60:1-11

Volver a empezar

Cuando se presenta el momento de volver a empezar, quizás muchos piensen que su tiempo ya pasó. Sea por la edad, por los pecados cometidos, o por cualquier otra circunstancia. Pero cuando tomamos esta posición, lo único que estamos haciendo es alejarnos de la posibilidad de empezar algo nuevo. Es por eso que el Señor nos dice en este día: “Levántate otra vez y olvídate de tus temores, pues incluso estos días difíciles serán grandes momentos para recordar”.

Pensar que ya es “tarde” para cumplir un sueño o servir al Señor es una interpretación mental que elegimos como buena excusa para detenernos y no cumplir con nuestro propósito. Pero si miramos esos huracanes de problemas como procesos de limpieza física y espiritual, como puntos de quiebre que nos permiten pasar de una situación a otra completamente nueva y de grandes bendiciones, dejan de ser una excusa para transformarse en una nueva esperanza.

Justificados por la fe

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dadoRomanos 5:1-5.

La luz

Cuando Isaías habla de “Luz”, entre otras cosas, habla de cambio. Por “esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día.

Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” Romanos 13:11-14.

El cambio en nuestras formas de pensar

Se trata del cambio en nuestras formas de pensar y actuar cuando pasamos a ser hijos de luz y no permitir más en nuestra vida las cosas que no agradan al Señor, pues la luz debe cambiarnos en todos los aspectos de nuestra vida.

Y es allí cuando seremos luz en situaciones oscuras y tristes, luz en la depresión, luz en el pecado; la luz de Dios resplandecerá reflejada de nuestra vida hacia aquellos que siguen en tinieblas, “Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga” Mateo 13:43

Anuncios

Cuando realmente cambie nuestra vida es cuando seremos luz para aquellos hermanos en la fe que viven angustiados, desanimados, y frustrados a causa de que se dejan ahogar por las cosas de este mundo y pareciera que han entrado en un túnel oscuro que no tiene fin.

Pero déjame decirte que Jerusalén estaba en esas condiciones. Pero de repente Dios se manifestó a su pueblo diciéndole que para resplandecer antes hay que levantarse. Yo no sé de dónde tienes que levantarte, quizás caíste nuevamente en el pecado, quizás en tu matrimonio las cosas no van bien.

Tu vida espiritual

A lo mejor tu vida espiritual se estancó, puede ser que tu economía se haya ido al piso, pero en este momento te digo: “Levántate en el Nombre de Jesús” de ese lugar en donde caíste pues Dios hoy te está dando una nueva oportunidad para que tu futuro no sea igual a tu pasado.

Pues Dios nos atrajo a sus pies con el propósito de que ya no seamos fracasados sino victoriosos; de que no andemos en tinieblas sino en luz; de que andemos resplandeciendo y ocupando el lugar que nos pertenece.

Dios creó a sus hijos con un potencial que el enemigo ha querido opacar y paralizar, destruyendo su fe y sus acciones a través de los sentimientos y emociones que los controlan y envuelven cuando sus situaciones o circunstancias les hacen sentirse pequeños, menospreciados y entonces le dice al oído que no podrá levantarse.

La verdad es que Dios quiere y hará hoy grandes cosas en tu vida si abres tu corazón porque hoy el temor y el miedo se irán en la medida que le creas a Dios para tu milagro, para tu sanidad, para la restauración de tu casa, de tus hijos, de tus proyectos personales, de lo que anhelas en tu corazón, pues si tú estás en Cristo y Dios está contigo, ¿Quién contra ti, qué no podrás lograr en el Señor?.

Anuncios

Tu puedes convertirte en un instrumento poderoso en las manos de Dios

Pero debes entrar en el propósito divino, echando fuera el temor y todo aquello que impide que cumplas tus sueños y lo que Dios ha puesto en tu corazón. Pero para esto debes levantarte y resplandecer, Dios no te dejará solo y cumplirá su propósito en ti.

Por eso no puedes andar en tinieblas. Las tinieblas no tienen poder sobre ti, ya que Jesús está dentro tuyo. Y si hasta este día solo parecías una llamita, a partir de hoy eres llamado a resplandecer.

Levántate del lugar de inseguridad y oscuridad en el que estabas, para ser establecido y fortalecido en tu interior para poder reflejar la obra de Dios en tu vida.

¿No sabes cómo resolver lo que estás viviendo?

¿Vas a vivir llorando por lo que pudo ser y no fue? ¡Vamos! Levántate por encima de la situación. Mira tu futuro con fe y esperanza. Cree y confía en que todo lo que estás viviendo viene con una bendición bajo del brazo. Recuerda, nunca es tarde para volver a empezar, sobre todo cuando aún tienes un propósito en Cristo que cumplir.

Conclusión

El Señor te dice hoy: No te preocupes, te he escogido desde antes que nacieras y te he regalado mi Espíritu, que habita en ti, mi Padre no ha escogido ni a sabios ni a poderosos para llevar su mensaje, sólo quiere hombres y mujeres dispuestos a obedecer y actuar, Yo pondré en tu boca palabras y en tus acciones sabiduría, para que los demás puedan entender el mensaje, y todo cuanto me entregues, te prometo que te lo devolveré multiplicado por 100, incluido tu tiempo, así que: ¡Levántate!.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Predicas Cristianas - Predica la palabra

Predica la palabra

Predicas Cristianas - La vida cristiana no es la excepción, también hay peligros que evitar para correr con libertad. Peligros, obstáculos que se interponen para poder tener una vida cristiana victoriosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *