Testificando sin temor

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Apocalipsis 21:8

Introducción:

Una de las barreras más grandes para presentar las buenas nuevas de salvación es el temor. En la mayoría de los casos este temor esta relacionado con aquello que los demás piensen de nosotros (temor al qué dirán), cómo van a recibir nuestro mensaje (temor al rechazo), si realmente la mensaje tendrá resultados visibles (temor a los resultados), por último a lo que demandará de nosotros el mensaje (temor al compromiso).

¿Que es el Temor?

Según la psicología el temor es: “una perturbación angustiosa del ánimo, originada por la inminencia real de un peligro, o que es fingida por la imaginación. Tiene mayor o menor tensión; su máximo grado es el terror o el espanto”.

La palabra temor en el Nuevo Testamento viene del griego fobeo y tiene como el sentido más frecuente el de temer, hacer huir. A causa del temor huimos de las ocasiones en que debemos abrir nuestra boca para que el testimonio de Jesús sea predicado y las personas tengan la oportunidad de arrepentirse de sus pecados y ser salvas.

Anuncios

El Señor Jesucristo nos ha dicho que no debemos ser cobardes (Juan 14:27), el no nos ha dado espíritu de cobardía (gr. deilia) sino de poder, amor y dominio propio (2 Timoteo 1:7). Por tanto no nos avergoncemos de dar testimonio de Jesucristo. Distintos tipos de temores en la evangelización

Temor al qué dirán

Esta clase de temor se da cuando ponemos demasiada atención en las palabras de aquellos que nos rodean, no queremos perder nuestra “imagen”, nuestro “estatus”. Este temor esta basado en un supuesto cambio que sufriremos en torno a nuestro ambiente. (Lucas 9:23)

Temor al rechazo

Es derivado del temor al que dirán, debido a que pensamos que hablarán mal de nosotros al momento de testificar de nuestra fe, tenemos por seguro que recibiremos un rotundo rechazo de aquellos que por lo menos antes se mostraban tolerantes con nosotros. (Mateo 5:10-12)

Temor a los resultados. Hay momentos en que nos hacemos las siguientes preguntas ¿realmente esta persona aceptara al Señor? ¿Cambiará su vida para siempre? Déjeme notificarle que no es del todo nuestra incumbencia lo que Dios realice en el corazón de la persona.

Puede que veamos cambio inmediato, arrepentimiento inmediato, por lo menos a nuestro ego le gustaría ver logros visibles para sentirse satisfecho de la obra realizada, pero lamento decirle que habrá ocasiones en que pareciera que no ha sucedido nada. Recuerde que de Dios son los resultados, es de su potestad dar el crecimiento a la semilla. (1 Corintios 3:6)

Temor al compromiso

El evangelizar trae a nosotros algo que se llama compromiso, algunos de esos compromisos son: orar por aquellos a los cuales hemos hablado, visitarlos, prepararnos en la palabra o participar de una evangelización organizada que requiera de nuestro tiempo y esfuerzo.

Este mandamiento requiere dar de nosotros y esperar nada a cambio, es común que el egoísmo (solo estar cuidando de nosotros mismos y nuestras necesidades) anule nuestra entrega al servicio de Dios y su obra. Permitamos que Dios ordene nuestras prioridades de tal forma que logremos adquirir responsablemente un compromiso de testificar de su nombre. (Lucas 9:57-62)

Anuncios

Consecuencias del Temor

Hace que te escondas. Hoy en día tenemos cristianos que forman parte del servicio secreto del cielo. De ninguna manera se identifican por medio de su fe. Prefieren estar ocultos, escondidos, pasar desapercibidos con tal de no sentir el señalamiento, o la distinción de ser cristiano.

En nuestro andar hay detalles que nos deben identificar como cristianos, no tenemos necesariamente que llegar al punto de vociferar a los cuatro vientos nuestro cristianismo, debemos actuar dentro de lo prudente, pero si se presenta la oportunidad debemos hacer ver nuestra fe en Jesucristo para que otros también la conozcan.

Paraliza tu avance. Si hay algo que nos congela es el temor, hay personas que por el temor se privan de las tareas más comunes que existen, por ejemplo: estar a solas, conocer otros lugares, conocer otras personas, crecer en conocimiento, salir de compras, etc. El temor puede esclavizarnos al punto de evitar que avancemos en el propósito de Dios, que alcancemos a los perdidos para Cristo.

Es campo fértil para la actividad del enemigo

Creámoslo o no el temor puede llegar a convertirse en una atadura en la cual están implicados nuestros pensamientos negativos junto a la acción de fuerzas invisibles de maldad. El temor como atadura no es conforme al Espíritu de Dios, sino que el enemigo se vale de ese temor para controlar ciertas áreas de nuestra vida, para que así nos alejemos de su plan perfecto.

Como vencer el temor a testificar

Paso a detallarles algunas recomendaciones para que el temor no nos impida evangelizar:

Anuncios

Acerca de Jorge Antonio Morán

Ver también

Predicas Cristianas - Cristo y la esposa

Cristo y la esposa

Predicas Cristianas, estaremos estudiando sobre lo que significa una unión o un matrimonio y lo estaremos comparando a lo que nosotros debemos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *