Inicio / Predicas cristianas / La gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo

La gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

«…Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre..Mateo 24:27

Propósito general: CONSAGRACIÓN

Propósito específico: Inspirar, instruir y despertar en la iglesia una constante búsqueda del Señor y así desarrollar un alto nivel de consagración, pues si la iglesia busca del Señor, se estará purificando perfectamente y estará preparada para la gloriosa venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

PROPOSICIÓN:

Anuncios

La iglesia debe de esforzarse cada día que pasa en cuanto a estar aguardando o esperando consagradamente la venida del Señor. Como iglesia debemos de ser prudentes Griego (frónimos) sensato, sagaz, discreto, inteligente. De esta manera cada uno estaremos preparados, con aceite suficiente en nuestras lámparas esperando confiadamente y con mucho gozo la venida de nuestro Señor.

INTRODUCCIÓN:

Hoy día, escuchamos por los distintos medios la predicación del poderoso evangelio de Cristo. Escuchamos hermosos mensajes de muchos hombres y mujeres que son usados por Dios, y dichos mensajes han afectado de manera especial a la iglesia, la familia y a toda la sociedad en sí.

Pero en cuanto a la predicación del evangelio, es muy importante no perder de vista la esencia del mensaje de la Palabra, y éste es; comunicarle a nuestros hijos, a la iglesia y a toda persona, que Cristo viene muy pronto por su iglesia, y a la vez exhortarlos a consagrarse cada día para tan maravilloso e inevitable acontecimiento; la venida de Jesús.

ORACIÓN DE TRANSICIÓN: ¿Quiénes se reunirán con Él en su venida?

I. LOS QUE PERTENECEN A JESÚS

A. Rechazan en su corazón el pecado

Anuncios

La vida cristiana es un desafío continuo para todos los que realmente pertenecen a Jesús. Es un reto diario a resistirse al pecado y así conservar el sello del Espíritu Santo el cual nos asegura que pertenecemos a Jesús. (Santiago 4:7)

B. Clavan sus deseos naturales en la cruz

No cabe duda que somos la iglesia de Cristo, pero que como humanos, somos constantemente tentados por el enemigo cuyo interés es hacernos pecar y alejarnos del Señor. Todos los que verdaderamente pertenecen a Jesús, han de crucificar cada día la carne con sus pasiones y deseos (Gal. 5:24).

C. Se sienten incómodos cuando pecan

Los que pertenece a Jesús cuando fallan, inmediatamente saben que han hecho lo malo delante de Dios y se acercan buscando misericordia pues se sienten sucios e impuros.

(Muchos no sienten nada, pecan y están muy tranquilos en la iglesia como que nada ha pasado). (Salmo 51)

Anuncios

II. AQUELLOS CUYA CIUDADANÍA ESTÁ EN LOS CIELOS

A. Su mirada está puesta siempre en Jesús

Se consagran constantemente al Señor, saben con toda seguridad que han resucitado para vida juntamente con Cristo, de manera que se enfocan en las cosas celestiales más que en las terrenales como buenos y dichosos ciudadanos de la Patria Celestial. (Col. 3:1)

B. Viven su vida desde el punto de vista celestial

No se enredan con el mundo, no hacen negocios que puedan contaminarlos con lo profano de este mundo. Como ciudadanos del Cielo, aun en medio de las aflicciones de la vida, se deleitan todos los días adorando a Rey de reyes y Señor de señores. (1 Juan 2:15)

C. No se rinden ante las circunstancias de la vida

Saben perfectamente que están en este mundo, pero que no pertenecen al mundo, y como parte de esa ciudad celestial luchan sabiendo que vivan o mueran, irán con el Señor el día de su venida. (Lucas 5:4—6)

III. LOS QUE VIVEN EN SANTIDAD

A. Una vida apartada para el Señor

Cristo viene por un pueblo que busca a toda costa con la ayuda del Espíritu Santo perfeccionar las veinticuatro horas de cada día su santificación, guardando en sus corazones un temor reverente hacia Dios. (Hebreos 12:14)

B. Una vida completa para el Señor

Como santos hijos de Dios, es un error pensar que a Dios lo único que le interesa es el corazón, El nos quiere a todos humillados bajo su poderosa mano en cuerpo, alma y espíritu. (2 Corintios 5:17)

C. Una vida al servicio del Señor

Esta se caracteriza por estar enteramente consagrada al Dios Todopoderoso y hace todo como para el Señor, esperando primero la aprobación de Dios y después la de los hombres. “La santidad es uno de los ingredientes indispensables para todo cristiano”. (Efesios 6:7)

CONCLUSIÓN

¿Cuál es la mejor manera de esperar la venida de nuestro Señor Jesucristo? Dios nos pide que mientras esperamos su regreso, cuidemos de su pueblo y nos ocupemos de hacer su obra aquí en la tierra, tanto dentro del templo como fuera del él.

La Biblia dice que la venida de Jesús será sorpresiva, en un abrir y cerrar de ojos. Mateo describe la venida del Señor de una manera asombrosa comparándola con la rapidez de un relámpago. Como iglesia, esperemos con mucha expectativa la gloriosa venida de Jesucristo, no olvidando lo siguiente: “Sin paz y sin santidad, nadie verá al Señor”.

Consagremos a cada momento nuestras vidas para encontrarnos con El, en el día de su venida. Amen.

Acerca de Darío Melgar

Ver también

Bosquejos Biblicos - Requisitos para poder ver el cielo

El verdadero poder

Predicas Cristianas.. El poder de Dios es una realidad que nadie puede negar cuando llega a comprender lo que éste significa y como actúa, pero si alguien...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *